Internacional

Tres médicos estadounidenses, asesinados a tiros en Yemen

El terrorista islámico, que tras herir de gravedad a un cuarto empleado del centro hospitalario fue detenido, está presuntamente relacionado con el autor de la muerte el pasado sábado del "número dos" socialista.

COLPISA, Sana (Yemen)
31/dic/02 21:21 PM
Edición impresa

Un presunto terrorista islámico asesinó ayer a tres médicos estadounidenses e hirió a un cuarto en el hospital de los misioneros baptistas de la ciudad de Jibla, en el sur de Yemen, uno de los países en los que supuestamente la red Al Qaeda de Osama bin Laden tiene sus bases.

Este atentado está de hecho directamente relacionado con el asesinato el pasado sábado de un alto cargo del Partido Socialista yemení, y podría ser la segunda de una serie de operaciones preparadas por un comando islámico buscado por las autoridades.

El activista, identificado como Abed Abdel Razzak al Kamel y que fue reducido en el mismo lugar de los hechos, entró en el Hospital Maaden simulando necesitar asistencia, aunque la forma en que lo hizo difiere según la fuente.

Las primeras informaciones indicaban que llevaba una mano vendada, mientras que otros testigos presenciales explicaron que se había escondido un rifle semiautomático bajo la chaqueta como si en realidad cargara con un niño.

En mitad de la reunión

En cualquier caso, el individuo, de unos 35 años, sorprendió a los médicos estadounidenses en su habitual reunión matutina, matando a tres personas en el acto, el director del establecimiento y dos mujeres - una de ellas la médico jefe - , y persiguiendo a una cuarta por el pasillo hiriéndola de gravedad. También en este punto existe confusión, ya que otros testigos afirmaron que la cuarta víctima se encontraba en la farmacia del hospital y fue tiroteada allí.

El responsable del atentado, que fue detenido de inmediato, afirmó a los investigadores que atacó el establecimiento norteamericano "para estar más cerca de Dios", según informó la cadena NBC citando fuentes de la Presidencia yemení.