Vivir
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
CC se reafirma en contra de la política de hacer bloques de partidos leer

Vázquez - Figueroa propone esparcir en el mar cemento rápido para eliminar la marea negra

El popular escritor ha presentado esta idea a los ministerios de Medio Ambiente, Agricultura y Presidencia para que el Gobierno la aplique cuando antes en alta mar, de donde parten hacia las costas gallegas y cantábricas kilométricas manchas de fuel.

EL DÍA, S/C de Tenerife
2/ene/03 21:24 PM
Edición impresa

El escritor Alberto Vázquez - Figueroa ha comprobado que el cemento rápido y el cemento normal mezclado con sosa cáustica resultan efectivos para combatir las mareas negras que flotan en el mar, lo que le ha llevado a presentar esta idea a los ministerios de Medio Ambiente, Agricultura y Presidencia para hacer desaparecer de la superficie las toneladas de hidrocarburo que emanan del petrolero "Prestige".

Según informó Vázquez - Figueroa a EL DÍA, "tras varias pruebas altamente positivas, he llegado a la conclusión de que constituye un camino muy esperanzador y cualquiera puede comprobarlo con un poco de fuel y un poco de cemento rápido, del que se usa en fontanería y se obtiene en cualquier ferreterría".

Estas pruebas, que ha realizado en la piscina de su casa en Lanzarote, le permiten asegurar que "nunca se ha actuado correctamente contra las mareas negras", puesto que "siempre se ha intentado disolver el fuel, dispersarlo o sacarlo, cuando lo que se debe hacer es espesarlo, endurecerlo".

El escritor sostiene que cuando el fuel aún flota sobre el mar, y mucho antes de que llegue a la costa, se debe extender un poco de arena y agua para advertir, casi de inmediato, que la mezcla comienza a convertirse en una pasta que se hunde a toda prisa.

Nódulos no contaminantes

"Su aspecto y consistencia es semejante al de la plastilina, y mientras se mantiene húmeda no mancha ni se pega, únicamente cuando lleva más de dos horas fuera del agua se vuelve algo viscosa, pero luego se endurece hasta secarse por completo", señaló.

Las pruebas que el escritor efectuó en su piscina demuestran que mientras la masa está sumergida no pierde en absoluto la materia grasa que contiene, por lo que a su alrededor el agua aparece siempre absolutamente limpia. Esto evidencia que la pasta no resulta contaminante y no se corre el riesgo de que agentes cancerígenos pasan a la cadena alimenticia.

Es más, recuerda que el 93 por ciento de la vida subacuática se encuentra en la plataforma continental y que el 7 por ciento restante de la fauna marina habita en las zonas más profundas y alejadas de la costa, precisamente donde se haya el petrolero partido en dos mitades y del que emanan las grandes manchas de hidrocarburo que se desplazan a merced de la dirección de los vientos y las corrientes marinas.

Es ahí donde el escritor propone que se extienda una capa de cemento rápido o normal con sosa cáustica, con la finalidad de que la mezcla se hunda por su propio peso hasta las oscuras profundidades abisales.

"Unos primeros cálculos permiten suponer - añadió - que en cada intento se puede compactar y enviar al fondo aproximadamente un 60 por ciento del fuel derramado, aunque para saberlo se necesitaría un instrumental de alta precisión".

Una vez en el fondo, la masa permenecería inerte y estable, hundida en la gruesa capa de sedimentos y, con el paso del tiempo, acabaría convirtiéndose en un nódulo, como los que recubren vastas regiones de los fondos oceánicos.

"Ignoro hasta qué punto las autoridades españolas estarán dispuestas o en condiciones de aplicar esta solución a la gran mancha de crudo que amenaza Galicia", expone el escritor, para quien "todo dependerá de la rapidez con que sean capaces de reaccionar teniendo en cuenta que lo primero que es necesario evitar es que el chapapote continúe arribando a las playas y costas en su viscoso estado actual".