Venezuela

Chávez asegura estar dispuesto a tomar las armas si es necesario

"Los que cierran el camino a la revolución pacífica lo abren a la revolución violenta. Eso es lo que está en juego en América Latina", dijo en la embajada venezolana en Brasilia.

EFE, Brasilia
3/ene/03 21:26 PM
Edición impresa

El presidente venezolano, Hugo Chávez, aseguró ayer que sólo dejaría el poder en el marco de la Constitución y afirmó que de ser necesario tomaría las armas para defender su "revolución pacífica".

Chávez denunció en Brasil lo que llamó una conspiración golpista en su contra, promovida, según dijo, por "un movimiento fascista" ante cuyos dirigentes "Adolf Hitler se quedaría corto".

"Los que cierran el camino a la revolución pacífica lo abren a la revolución violenta. Eso es lo que está en juego en América Latina", dijo el gobernante en una rueda de prensa en la embajada venezolana en Brasilia.

"Soy el mismo Chávez revolucionario, con corbata pero con la misma concepción en los objetivos a ser logrados", señaló tras recordar que en una época tomó las armas para buscar esos cambios.

"No quisiera que se volviese al camino de la violencia", dijo Chávez, un ex militar que en 1992 encabezó un golpe de Estado contra el gobierno constitucional enarbolando la bandera de la lucha contra la corrupción y la pobreza.

Chávez llegó a Brasil el 1 de enero para asistir a la toma de posesión del presidente Luiz Inácio Lula da Silva, con quien se reunió en la mañana de ayer en el primer encuentro bilateral del nuevo mandatario brasileño con otro jefe de Estado.

El dilema

"El dilema en Venezuela está entre una revolución pacífica o una revolución violenta", recalcó al asegurar que tampoco se puede simplificar la situación en la dicotomía: Chávez o un baño de sangre.

Ahora enfrenta una huelga nacional que lleva un mes y que ha sido promovida por partidos tradicionales, empresarios y sindicatos que le piden su renuncia y la convocatoria de elecciones anticipadas.

"Ese chantaje no lo puede aceptar nadie", sostuvo al insistir en que la salida al conflicto venezolano está en el marco de la Constitución, la cual establece la posibilidad de convocar un referendo popular para preguntar al pueblo si quiere revocar su mandato.

"Esta es la salida. No puede haber otra salida", dijo esgrimiendo un ejemplar de la Constitución venezolana en su mano izquierda. "Elecciones anticipadas imposible", agregó.

"El mundo democrático entero debe decir no", agregó Chávez, quien pidió y dijo haber recibido el respaldo de otros jefes de Estado que también acudieron a la investidura de Lula.

Chávez citó al presidente uruguayo, Jorge Batlle, quien le pidió "no ceder", porque podría mañana pasarle lo mismo a cualquier otro mandatario de la región.

Dijo que regresaba a su país como vino, dispuesto a seguir buscando soluciones al conflicto. "No significa que vaya a cambiar mi estado de ánimo ni mi enfoque", afirmó.

"El problema es cómo cambiar los modelos, en paz o en violencia", destacó al afirmar que una hipotética derrota suya en un referendo no significaría la extinción de su "revolución bolivariana".