Sucesos
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Apple apunta a los contenidos y su propia tarjeta de crédito para seguir cautivando leer

Pierde la visión de un ojo al estallarle un cohete en el rostro

Los hechos ocurrieron en Taco cuando un individuo que viajaba en un turismo de color blanco y que requirió la atención de la víctima le lanzó al rostro un cohete que le reventó el ojo izquierdo.

EL DÍA, S/C de Tenerife
4/ene/03 9:55 AM
Edición impresa
EL DÍA, S/C de Tenerife

Lo que parecía ser un día de Nochebuena se convirtió el pasado 24 a las 13:00 horas en todo un tormento para Dolores Burgos Rodríguez, de 64 años de edad, vecina de Taco, que perdió el ojo izquierdo después de que un desaprensivo le arrojase a la cara un petardo, según relató la víctima a EL DÍA.

La mujer sólo repetía "yo no tenía derecho a esto, yo no quiero nada, sólo busco que esto no le ocurra a nadie", relató a este diario.

La víctima venía de comprar cuando de repente el autor de estas graves lesiones, que viajaba en un turismo de color blanco, le lanzó el petardo al rostro que le ocasionó la pérdida de la visión en el ojo izquierdo. Antes de lanzar el petardo requirió su atención diciéndole: "doña, doña", momento en que Dolores Burgos, que se disponía a cruzar la calle por el paso de peatones, dirigió su atención al hombre. La víctima cayó al suelo retorcida por el dolor mientras gritaba "canalla, canalla". Al parecer, momentos antes habían propinado un tirón a otra mujer.

La víctima no había denunciado aún estos hechos ante la Policía, aunque fuentes policiales manifestaron que en breve llegará a sus manos el parte sanitario. "¿Cómo voy a denunciar si no sé quién fue el hijo de su madre que me hizo esto?. Yo sé que había gente en las proximidades del lugar donde ocurrió."

Al parecer, la Policía de la Comisaría de La Laguna tiene constancia de estos hechos y el MIP - 2 necesitará de la colaboración ciudadana para la identificación del autor, que en caso de ser detenido sería acusado de un delito de lesiones y otro de denegación de auxilio.

Dolores Burgos se quejaba de que ha quedado ciega parcialmente de por vida por la acción de un desalmado.

La víctima está recibiendo en estos momentos asistencia ambulatoria después de ingresar en el Hospital de La Candelaria, donde fue intervenida quirúrgicamente.