Venezuela

La primera marcha del año contra Chávez termina en enfrentamientos

Entre los heridos, nueve policías y dos civiles, se encuentra un joven voluntario de Defensa Civil que recibió un impacto de bala en el estómago cuando atendía a una mujer asfixiada.

COLPISA, Caracas
4/ene/03 21:29 PM
Edición impresa

Al menos 11 personas resultaron heridas en un enfrentamiento entre grupos chavistas y opositores en la marcha denominada "La Gran Batalla" que la Coordinadora Democrática (CD) convocó ayer para exigir la renuncia del presidente Hugo Chávez.

Entre los heridos, nueve policías y dos civiles, se encuentra un joven voluntario de Defensa Civil que recibió un impacto de bala en el estómago cuando atendía a una mujer asfixiada por los gases lacrimógenos que lanzó la Guardia Nacional (GN, cuarto componente de la Fuerza Armada Venezolana) y la Policía Militar (Ejército) para dispersar a los manifestantes.

El comisario Henry Vivas, director de la Policía Metropolitana, confirmó que "hay aproximadamente nueve policías heridos", mientras que las cámaras de televisión mostraron a dos civiles heridos por perdigones.

El alcalde de Caracas, Alfredo Peña, confirmó la existencia de un herido de bala, de apellido Arocha y 18 años de edad. Asimismo, el primer edil anotó que sólo se había concedido permiso a la marcha opositora, ya que ninguna concentración oficialista solicitó permiso.

Los manifestantes contrarios a Chávez comenzaron a llegar a primera hora del día a Los Próceres, donde fueron recibidos por grupos oficialistas con piedras, botellas, cohetes y objetos contundentes.

Detonaciones

Hacia las 15:30, se empezaron a escuchar varias detonaciones de armas de fuego desde el distribuidor de La Bandera, donde se hallaban los chavistas, y desde edificios cercanos, hacia la concentración de la oposición.

Mientras, la estatal "Venezolana de Televisión" anunciaba que en la azotea desde la cuál las cadenas privadas efectúan las tomas aéreas, se encontrarían francotiradores, información más tarde desmentida aclarando que tan sólo se hallaban equipos de reporteros, además de algunos vecinos.

Por su parte, el gobernador del estado de Miranda, Enrique Mendoza, dijo que la Policía Militar arremetió contra "mujeres y niños" que, a pesar de todo, no se marcharon de la zona. "No habrá perdigones ni bombas que puedan con este pueblo, desde ahora activamos la "Gran Toma de Caracas", indicó, añadiendo que a partir de ahora sólo comunicarán la celebración de marchas a las instancias pertinentes para pedir los permisos. En su opinión, lo que ayer ocurrió fue "una celada (emboscada)". En el itinerario se atraviesan algunos "territorios" de chavistas, que esperaban el paso de los manifestantes con pancartas y gritos a favor del polémico mandatario y arrojando piedras, botellas y petardos. La Guardia Nacional dispersó con gases lacrimógenos a los opositores por acercarse a una zona militar.