Vivir
LO ÚLTIMO:
Un hombre apuñala mortalmente a su expareja en una tienda de Palma leer

365 días más CALIENTES

Expertos de la Organización Metereológica Mundial aseguran que este año podrá ser el más caluroso desde que se comenzaron a realizar las mediciones climáticas en 1860. Se calcula que unas 1.700 especies sufren ya las consecuencias del aumento de la temperatura.

EL DÍA/EFE, Tenerife/Ginebra
4/ene/03 21:29 PM
Edición impresa

El año que acaba de comenzar puede ser el más caluroso desde que comenzaron a realizarse las mediciones climáticas regulares en 1860, en opinión de los expertos.

Según la Organización Meteorológica Mundial, con sede en Ginebra, nueve de los diez años más calurosos de la época moderna son posteriores a 1990.

A su vez, la revista científica "Nature" ha publicado en su último número dos análisis que demuestran cómo el calentamiento del planeta ha impactado en unas 1.700 especies de todo el mundo tan diversas como árboles, hierbas alpinas, mariposas, mamíferos o moluscos.

Según el primero de los análisis, firmado por los estadounidenses Camille Carmesan y Gary Yohe, las especies han emigrado al norte a razón de una media de 6,1 kilómetros cada diez años y la primavera empieza 2,3 días antes también cada diez años.

El segundo estudio, de la Universidad de Stanford y una serie de agencias gubernamentales estadounidenses, indica también un significativo impacto del calentamiento climático, que se traduce en "modificaciones a largo plazo y gran escala de las poblaciones de animales y plantas".

Las especies se desplazan gradualmente hacia el Norte, o hacia mayores alturas, en el caso de los Alpes, en busca de las mejores condiciones climáticas para su desarrollo.

Pero si los cambios climáticos se producen con excesiva rapidez, la población animal o vegetal se resiente y en el peor de los casos puede incluso desaparecer.

Otros tres grados

Las especies más vulnerables son los árboles y los corales, que son muy sensibles a los cambios de temperatura, pero a diferencia de otras especies tanto vegetales como animales se desplazan con extraordinaria lentitud.

Además, esas migraciones provocan una lucha por la supervivencia entre las especies invasoras y las que residían antes en el hábitat invadido.

Por otro lado, las autopistas y las zonas industriales pueden provocar rupturas ecológicas.

Los cálculos medios de elevación de las temperaturas en el siglo XXI son de tres grados centígrados, equivalentes a un desplazamiento de 500 kilómetros hacia el norte del área favorable para el desarrollo de las especies.

Esas nuevas pruebas científicas del calentamiento climático confirman otros fenómenos observados en los últimos tiempos como la disminución de los glaciares o la fusión acelerada de los casquetes polares.

Otra de las consecuencias será la extensión a zonas templadas de determinadas enfermedades epidémicas como el paludismo.