Sucesos
LO ÚLTIMO:
El corresponsal de 'ABC' en La Habana, Jorge Enrique Rodríguez, desaparecido desde el jueves leer

Condenado a dos años por lesionar a una mujer que no quería seguir con una relación

El 8 de abril de 1999, tras llamarla al móvil, la siguió hasta la guardería donde dejó a su hijo y luego al Inem para, poco después, chocar contra su coche y arrastrarlo 368 metros por General Fanjul hasta General Goded, donde lo empotró contra un muro y lo dejó en vertical.

EL DÍA, S/C de Tenerife
5/ene/03 9:56 AM
Edición impresa
EL DÍA, S/C de Tenerife

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial tinerfeña ha condenado a J.M.A.M., de 40 años, como autor de un delito de lesiones con la atenuante de reparación del daño causado a dos años de prisión, así como a que indemice a su ex novia en 30.036,36 euros por las heridas sufridas, por el daño moral y por los desperfectos causados a su vehículo en abril de 1999.

Asimismo, la Sala lo absuelve de los delitos de asesinato y de homicidio en grado de tentativa y de otro contra la seguridad del tráfico, por los que también venía siendo acusado.

Según consta en la sentencia "el procesado venía manteniendo desde hacía unos ocho meses antes, una relación sentimental, sin convivencia, con una mujer que trabajaba en la misma empresa que él, pero que desde hacía 15 días antes de la fecha decidió acabar con la relación por una serie de incidentes, entre los que destaca que el inculpado la golpeó en el rostro (hecho que no denunció)".

La decisión de la mujer de no proseguir con la relación no fue aceptada por J.M.A.M., que insistentemente, persistía en dialogar con ella a través del móvil llegando el día 8 de abril de 1999, en el que ella se disponía, sobre las ocho de la mañana, a ir a la guardería para llevar a su hijo de tres años y comprobó que él le había dejado un mensaje en el móvil para que tomaran café y hablaran, aunque la mujer no aceptó.

Molestias reiteradas

Poco después - sigue el texto legal - la mujer se dio cuenta de que el acusado estaba en la guardería y también la siguió hasta las oficinas del Inem de la capital, donde la esperó por fuera.

Desde allí ella se marchó en su coche perdiéndolo momentáneamente de vista, pero sonó su móvil y el procesado le dijo que la estaba siguiendo.

A la altura de la calle General Fanjul, el acusado, "con el propósito de atentar contra su integridad física, colisiona por alcance trasero con el vehículo de ella, llegando a arrastrarlo unos 368 metros, superando varios cruces hasta que la hizo chocar contra el muro de un inmueble de la calle General Goded, donde el coche de ella quedó en posición casi vertical y el acusado la ayudó a salir, siendo auxiliada en el lugar por una vecina".

La mujer resultó con lesiones consistentes en traumatismo craneoencefálico que le produjo contusión con hematomas oculares, esguince cervical, contusiones en codos y rodillas, entre otras. Además necesitó tratamiento psiquiátrico combinado con terapia psicológica desde abril de 1999 por trastorno por estrés postraumático, recibiendo el alta en 2000. El tiempo de curación total fue de 364 días.

El vehículo de la víctima resultó siniestro total. El inmueble de la calle General Goded resultó con daños 1.050 euros. El procesado ingresó ante la Sala en concepto de indemnización para su ex novia 21.041 euros reclamados por el Ministerio Fiscal.

Acusaciones y defensa

El fiscal estimó los hechos como un delito de homicidio en grado de tentativa y pidió una pena de siete años de prisión y una indemnización de 43.692 euros por los daños morales y otros 1.627 por los daños del coche.

En cuanto a la acusación particular, estimó que los hechos eran propios de un delito de asesinato en grado de tentativa en concurso con otro delito contra la seguridad del tráfico, por lo que solicitó una pena de 17 años de prisión en total, así como la privación del permiso de conducir vehículos a motor durante siete años, ampliando la solicitud de indemnización para la víctima.

Por su parte, la defensa del acusado, calificó los hechos como propios de un delito de lesiones y pidió un año de prisión al tiempo que se estimara la atenuante de obcecación, confesión del hecho a la autoridad y reparación del daño causado.

Estimación del tribunal

La Sala consideró que los hechos no eran constitutivos de un delito de homicidio en grado de tentativa ni tampoco de asesinato en grado de tentativa ni de un delito contra la seguridad del tráfico, ya que la misma víctima afirma que en esos momentos no había nadie en la calzada.

Por el contrario, lo ocurrido sí es constitutivo de un delito de lesiones tal y como lo califica la defensa, ya que la acción de su patrocinado iba a causar un resultado lesivo físico o psíquico directamente querido contra la víctima.

La defensa invoca la concurrencia de la obcecación, de la confesión del hecho a la autoridad y de la reparación del daño, pero el tribunal sólo estimó la atenuante de reparación del daño al depositar la cantidad de dinero que solicitaba el Ministerio Fiscal para la víctima del hecho enjuiciado.

Asimismo, se da cuenta en la sentencia del caso de que el acusado se ha alejado voluntariamente de la mujer a la que causó las lesiones cambiando de residencia.