Dinero y Trabajo
LOS VINOS DE TENERIFE

Por la calidad y una mejor distribución

El sector es dinámico y rentable, no en vano el cultivo
de la vid es el que más superficie ocupa en la Isla.
Sin embargo, urge dotarlo de mayor profesionalidad
y es necesario mejorar los canales de comercialización,
así como trabajar la educación de los consumidores.


5/ene/03 15:48 PM
Edición impresa

El sector del vino en Tenerife refleja dinamismo y la uva rezuma calidad. Desde su particular y antigua textura, el viñedo ha sido capaz de sostener con dignidad la pervivencia de un renglón tradicional en el castigado sector primario isleño. Pero, también, ha sabido preservar el territorio de la especulación, no en vano es el cultivo que mayor superficie ocupa en la Isla, y eso, al tiempo que aprendía a transformar su modelo, pasando de una economía familiar de subsistencia a los de una industria que bascula en los márgenes de un negocio rentable, social y económicamente, a la vista de su cuenta de resultados y su función.

Esta pujanza es real y se agrupa en torno a los Consejos Reguladores y las Denominaciones de Origen. Pero no todo el paisaje rural es un lienzo idílico. También existen problemas y retos en ámbitos como el de la profesionalidad o la innovación; la articulación de canales de distribución, la educación del consumidor, la financiación de la OCM o el diálogo entre cosecheros y bodegas.

Estos asuntos fueron abordados alrededor de la mesa de debate que cada semana convoca EL DÍA, y a la que en esta ocasión se acercaron Rodolfo Ríos, director general de Política Agroalimentaria del Gobierno de Canarias; María de la Paz Díaz, gerente del Consejo Regulador Tacoronte-Acentejo; José Domingo Herrera, somellier; José Alfonso González, director de la Casa del Vino, y Jesús Corvo, presidente de Vibocan.

"Éstos son los años adecuados para reflexionar y consolidar el camino recorrido. Dentro del sector primario, el vino es el área que cuenta con un futuro más claro y nítido", explicó Rodolfo Ríos.

Eso, a pesar de reconocer que "la competencia exterior es muy fuerte y hay que seguir avanzando en calidad".

Déficit de iniciativas

Con todo, el director general mostró su preocupación por el sector empresarial. "Sí considero que existe un déficit en el campo de las iniciativas, y es que no basta sólo con producir, sino que también hay que vender el producto".

José Alfonso González, director de la Casa del Vino, entiende que el sector ha mantenido en los últimos años "un perfil muy dinámico y en continuo crecimiento".

Lo cierto es que el mercado ha visto cómo iban surgiendo distintas marcas y tipos de vinos, y también cómo las bodegas y los viticultores se esforzaban por mejorar y aumentar la calidad.

En relación a la viticultura y la comercialización, el director de la Casa del Vino destacó el impulso que en su momento se dio "a la enología, la producción del vino, la tecnología de las bodegas y la formación de técnicos", unos frutos que ya se han empezado a recoger de forma gradual.

Para José Domingo Herrera, en cambio, el grave inconveniente sigue estando en la comercialización. Este somellier explica cómo "los clientes piden una marca de vino de la tierra y no los podemos complacer", y cuestiona que no exista una Ley del Vino en Canarias y, si está en proyecto, pregunta cuándo se conocerá su aplicación.

"Es cierto que se ha avanzado mucho, pero no lo suficiente para prestar la calidad que demanda el cliente. Nuestros caldos son más caros, pero con la peculiaridad de que sus aromas no los posee ni un Rioja, ni un Ribera del Duero. Pero insisto en que la comercialización todavía debe mejorar mucho".

Una máxima: el consumidor no es tonto.

María de la Paz Gil insiste en que no sólo hay que centrarse en el turista. "El mercado local es muy importante, y lo ratifica el hecho de que el 90 por ciento de la producción que gestiona la DO Tacoronte-Acentejo se consume en la propia comarca", dijo. Además, subrayó la disminución del consumo de vino de mesa y a granel y, proporcionalmente, el incremento de los vinos de calidad.

Esta tesis la apoyó José Alfonso González, para quien el cliente canario es un degustador que "conoce los vinos, porque su formación va siendo cada vez mayor", pese a que las promociones, como el Plan de Gastronomía impulsado por el Cabildo de Tenerife o las iniciativas de Bodegas y Consejos Reguladores, no encuentran una respuesta adecuada en profesionales de la restauración y la hostelería.

La consecuencia es que "el consumidor interior desconoce la potencialidad de nuestros caldos", afirmó María de la Paz Díaz, "porque el profesional que vende no cuenta con la formación adecuada".

Es más, sentenció la gerente del Consejo Regulador, "hay gente que está preparada para elaborar el vino, pero no lo está para venderlo".

Por su parte, el presidente de Vibocan, Jesús Corvo, hiló un discurso en el que tras establecer diferencias entre la viticultura, a la que señaló como la asignatura pendiente del sector, y la vinicultura, que definió como el ámbito "donde empresarios y consejos reguladores deben vigilar los criterios de calidad", pasó a denunciar una práctica ilegal y reconocida por todos: la de los cosecheros que exceden el rendimiento que está fijado a sus explotaciones para, de esta forma, comerciar con la uva sobrante.

María de la Paz Díaz aseguró que, en lo que respecta a la DO Tacoronte-Acentejo, se habían levantado 20 sanciones en 2002 por este hecho.

En su opinión, "el bodeguero es quien debe hacerle ver al agricultor que es preciso entregar la uva de mayor calidad, porque para hacer un buen vino es necesaria una buena materia prima".

En referencia a las Denominaciones de Origen, María de la Paz Díaz destacó que "apenas llevamos diez años de vida, pero el funcionamiento y el crecimiento es real y, gracias a ello, se han creado muchas empresas y también se ha generado un subsector asociado que ha cubierto un buen número de puestos de trabajo".

Rodolfo Ríos intervino asimismo para ponderar "el grado de cumplimiento de los Consejos Reguladores", un rendimiento que consideró óptimo, además de valorar lo que representan estos órganos, "elementos fundamentales para sostener la credibilidad del sistema".

En la misma línea, José Alfonso González afirmó que aún reconociendo que se cometen fraudes, "conozco bodegas que realizan una selección exquisita de las uvas, racimo a racimo".

La OCM del Vino

Sobre los fondos de la OCM del Vino, cuyo umbral alcanza hasta el 2006, Rodolfo Ríos destacó que "se ha gestionado más de lo previsto", pero también lamentó que "de las ayudas se haya repartido tan sólo un 66 por ciento porque las bodegas no se deciden a invertir en promociones".

Por su parte, la gerente de Tacoronte-Acentejo subrayó que "debemos aprovechar el filón de la viticultura y poner manos a la obra en esta segunda etapa para que el sector se mantenga y crezca".

Esta primera década, denominada del vino embotellado, "ha sido difícil", dijo, "pero serán más complicados los años que quedan por venir".

Otro sorbo y paciencia.

LOS VINOS DE TENERIFE