Santa Cruz de Tenerife

Plaza de Toros: de espacio

El coso ha sido utilizado para casi todo, incluida su función original. Allí se han desarrollado desde mítines políticos hasta momentos cumbres del deporte, pasando por galas de la reina del Carnaval y conciertos. Hace años que este entrañable recinto está relegado al olvido.

JOSÉ D. MÉNDEZ, S/C de Tenerife
6/ene/03 21:33 PM
Edición impresa

La plaza de Toros ocupa un lugar destacado en el corazón de los santacruceros, pues desde hace muchas generaciones la tienen como punto de referencia de su "arteria" principal: la Rambla, que antes fuera conocida como el Paseo de los Coches.

Después de varios intentos durante el siglo XIX de construir una plaza de Toros en la Isla, el recinto fue inaugurado el 28 de febrero de 1893 con una corrida del diestro Luis Mazantini. En aquellos momentos se encontraba ubicada en las afueras de la Capital y en sus inicios causó una gran conmoción en la sociedad de la época pues ya entonces existía el debate sobre la llamada fiesta nacional.

En la plaza se estrenó en 1895 la primera dinamo utilizada en Canarias para alumbrado eléctrico que había sido enviado desde Estados Unidos por el capitán Felipe Verdugo.

Sin embargo, los problemas de higiene y transporte, consecuencias directa de la insularidad, rebajaron el entusiasmo inicial de los aficionados y el coso conoció la primera etapa de languidecimiento. Así, ya en 1901 se había convertido en depósito y prácticamente desde el inicio del siglo XX en escenario de mítines políticos, una actividad que se repetiría a lo largo de su historia. Por ejemplo, sus muros acogieron la primera reunión de la que saldría a nivel de todo el estado el movimiento ecologista de Los Verdes, en plena transición. Luego, en la plaza se reunieron, sobre todo antes de las elecciones generales o locales, formaciones de todo el espectro político y durante diferentes períodos, casi siempre convulsos, de la historia reciente de España y Canarias.

La música y el deporte

Durante otra época de su historia, la plaza de Toros acogió festivales y conciertos de música, Así, en los 80 y principios de los 90 fue casi la capital de la salsa, antes de que este género latinoamericano llegara a la Península. Pasaron por su escenario todos los grandes, incluidos Celia Cruz o Rubén Blades.

Otras referencias musicales jalonan la historia reciente, pero como hito hay que resaltar la última, la de 14 de abril de 2000, cuando la actuación de The Bootleg Beatles cerró una época. Antes pasaron por el recinto artistas del nivel y la diversidad de estilos de José Feliciano, Rosana Arbelo, Paco de Lucía con John McLaughlin y Manolo Sanlúcar, Camela, el grupo mexicano Molotov, Joaquín Sabina, Camilo Sesto en su momento de máximo apogeo (julio del 83) o el espectáculo cubano del Tropicana, amén de artistas y grupos canarios.