Venezuela

Los nuevos enfrentamientos en Caracas dejan más muertos y crean más división

Mientras se celebraba el duelo de dos ciudadanos chavistas, volvieron a reproducirse los actos violentos entre oficialistas y opositores a la gestión del presidente Hugo Chávez, que se saldaron con dos nuevas víctimas: una mujer, que recibió un balazo, y un anciano víctima de un infarto.

AGENCIAS, Caracas
6/ene/03 21:34 PM
Edición impresa

La violencia en Venezuela no respeta ni el duelo. Nuevos enfrentamientos entre oficialistas y opositores dejaron otros dos muertos en la noche del sábado frente a la funeraria en la que se velaban los restos de las dos víctimas de los choques de la primera manifestación del año contra el presidente Hugo Chávez.

Sin embargo, conocer cómo y quién comenzó los ataques es difícil ya que las versiones son opuestas según la afiliación de los testigos. Las cifras, no obstante, son claras: cuatro muertos, 18 heridos por balas, botellazos y piedras es el saldo de los violencia del fin de semana.

Unos testigos dicen que unas 15 personas salieron de entre los asistentes al funeral y dispararon contra la comandancia de la policía y que estos únicamente repelieron la agresión. Otros cuenta la historia al revés. El ministro de Educación, Aristóbulo Istúriz confirmó la muerte de dos personas, un anciano sufrió un infarto por la impresión de los disparos de armas de fuego y petardos y una mujer que recibió un balazo.

El chavismo tomó las calles de Caracas para el multitudinario cortejo fúnebre de los dos ciudadanos fallecidos el viernes. Presididos por el vicepresidente del país, José Vicente Rangel, recorrieron las calles de Caracas y llegaron hasta el hotel donde se aloja el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), César Gaviria, a quien entregaron un documento rechazando la violencia del viernes y el sábado.

Rangel, por su parte, responsabilizó a la Policía Metropolitana (PM) de los ataques y aseguró que preparan "medidas especiales" para la institución dirigida por el alcalde opositor y acérrimo enemigo de Chávez. Esta fuerza fue intervenida un mes por el gobierno, pero una sentencia judicial determinó el fin de la intervención y el regreso del mando al alcalde antichavista, Alfredo Peña.

La oposición, por el contrario, acusa al gobierno de todos los males y convocó a "tres días de luto activo" al tiempo que aseguró que mantendrá la protesta hasta conseguir el objetivo de expulsar a Chávez.

El gobierno llamó a no caer en provocaciones. "Nosotros no vamos a responder a la violencia con la violencia, la vamos a responder con ley. Eso es lo que se necesita en Venezuela. Esto es un estado de derecho y la ley tiene que aplicarse. Tiene que terminar la impunidad, dijo el vicepresidente.".