Actualidad
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Unas cuarenta personas son evacuadas al entrar olas en dos edificios en Garachico leer

Clima prebélico en el Golfo

"Sacamos una buena experiencia de la guerra del Golfo de 1991 y aprendimos cómo se puede luchar contra los norteamericanos", dijo Sadam Husein a sus generales.

EFE, Bagdad
8/ene/03 14:10 PM
Edición impresa

El presidente iraquí, Sadam Husein, afirmó ayer que su país está mejor preparado para una guerra con EE UU que en 1991, en el mismo día en que miles de hombres y mujeres armados participaron en una marcha en el valle del Tigris, donde juraron estar preparados para defender su país.

Sadam se dirigió en estos términos a los generales de su Ejército y a los jefes de las milicias paramilitares Fedayim Sadam y Ejército de Jerusalén durante una reunión a la que también asistió su hijo menor, Qusai, comandante de la Guardia Republicana y los servicios secretos del país.

"Sacamos una buena experiencia de la guerra del Golfo de 1991 y aprendimos cómo se puede luchar contra los norteamericanos", que ese año comandaron una alianza militar integrada por cerca de 40 países que puso fin a la invasión iraquí de Kuwait.

"Todos los hombres y mujeres han sido entrenados para la lucha y conocen el manejo de las sofisticadas armas que emplearemos en ella", apostilló Sadam, quien se mostró confiado en "la victoria" y en el poder de su Ejército.

Millones de voluntarios

Mientras las desafiantes palabras de Sadam resonaban en el interior de un acuartelamiento militar en Bagdad, miles de civiles armados se congregaron en las calles de la localidad de Baquba, a unos 40 kilómetros al noreste de la capital, donde pusieron su sangre a disposición de su presidente.

Los civiles pertenecían al citado "Ejército de Jerusalén", un grupo paramilitar establecido por Sadam para la defensa de Palestina y que, según Irak, cuenta con cerca de siete millones de voluntarios.

En uniforme militar, hombres y mujeres blandieron rifles de asalto AK-47 Kalashnikov al tiempo que gritaban "con nuestro alma y nuestra sangre defenderemos nuestra tierra".

"Blandir nuestras armas es un claro mensaje (a George W. Bush) de que todo hombre y mujer está preparado para la defensa de Irak en cada pulgada de su territorio", indicó a los periodistas Abdul Karim al-Saadum, miembro del gobernante partido árabe socialista Al Baaz.

Jaleados por los miembros del partido que dirige Sadam Husein, los civiles armados desfilaron marcialmente ante la atenta mirada del número dos del régimen iraquí, Ezzat Ibrahim, jefe del Comando de la Revolución.

"Como todos los iraquíes, estamos preparadas para el martirio", rugía una columna constituida por mujeres, de la destacaban los pañuelos negros que cubrían sus cabezas junto a los brillantes cañones de los fusiles.

El desfile de Baquba forma parte de los preparativos bélicos que se realizan a los largo del país ante una guerra con Estados Unidos que en Irak se comienza a entender como "inevitable".

Según informó el domingo la prensa local, miles de civiles han iniciado su entrenamiento para la defensa de Bagdad, con especial atención a la forma de repeler un ataque desde diferentes posiciones a la capital iraquí.

"Elevada moral"

La publicación, que citaba a un alto responsable del partido Al Baaz, elogió la "eficiencia y la elevada moral" de las milicias para afrontar una posible invasión de EE UU y sus "aliados sionistas" en Irak, a cuyo régimen Washington acusa de desarrollar armas de destrucción masiva.

Es la segunda vez en las últimas semanas que la prensa iraquí informa de ejercicios de milicias civiles en Irak, donde varios responsables han advertido recientemente de que EE UU "recibirá una lección inolvidable" si ataca el país.

Mientras los iraquíes se disponen para la defensa de su patria, el Pentágono sigue con sus preparativos para una posible guerra y acumula más tropas. El dispositivo bélico estadounidense no parece asustar a Sadam, quien ayer advirtió a Bush de que "Irak no es Afganistán" ni el régimen iraquí igual que el depuesto movimiento radical integrista islámico talibán, que gobernó en Kabul desde 1996 hasta noviembre de 2001.