Sucesos

Cien detenidos por estafas con tarjetas de teléfonos móviles

La Guardia Civil de La Palma dio por finalizada la operación que permitió desarticular una red dedicada a la recarga fraudulenta de tarjetas de teléfonos, ocasionando pérdidas por valor de 1,8 millones.

EL DÍA, S/C de Tenerife
8/ene/03 9:57 AM
Edición impresa

La Guardia Civil de La Palma dio por finalizada la operación en la que se desarticuló una red dedicada a la recarga fraudulenta de tarjetas de teléfonos móviles y cuyo monto se aproxima a 1,8 millones de euros (unos 300 millones de pesetas), según fuentes de la Benemérita.

En el servicio participaron codo con codo el equipo de Policía Judicial de Los Llanos de Aridane y el Grupo Operativo de Investigación (GOI) de la Capital palmera. Las diligencias se iniciaron en el mes de agosto y hasta finales de año no finalizaron. El éxito de esta operación no sólo radica en su total esclarecimiento, sino en que se descubrió una nueva modalidad de fraude que ha ocasionado enormes pérdidas económicas a una caja de ahorros, que se vio obligada a tomar medidas dentro de su departamento de informática y medios de pago para evitar en lo sucesivo estas estafas. Los agentes descubrieron que los detenidos recargaban las tarjetas prepago de manera gratuita mediante la manipulación del teléfono móvil y nunca en cantidades superiores a 150 euros, teniendo como única condición el que la tarjeta de débito no tuviese saldo.

Los guardias civiles detuvieron a D.P.F., de 25 años; G.C.A., de 30 y O.G.D., de 37, como responsables de este grupo. La mayor parte de las recargas fueron realizadas en ocho cajeros de la mencionada entidad crediticia en Santa Cruz de la Palma, Fuencaliente, Barlovento, San Andrés y Sauces, El Paso y Los Llanos de Aridane. La Guardia Civil llevó a cabo dos registros domiciliarios y, aunque las estafas comenzaron en mayo, estas no fueron detectadas hasta finales de agosto en un servicio paralelo, cuando se interceptó a un sujeto con gran cantidad de tarjetas sin que pudiera explicar su procedencia. A la dificultad del número de personas llamadas a declarar se unió la solicitud de permiso a todas las entidades bancarias en las que se hizo la recarga para averiguar la identidad del dueño de la tarjeta y el domicilio, cosa no siempre fácil, ya que la base de datos a veces es errónea, por lo que se tuvo recurrió al padrón municipal.