Vivir
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
La Fiscalía General del Estado decidió que la de Canarias debía abstenerse en el caso Grúas leer

El Colegio de Médicos acusa a las farmacias de "intromisión"

El presidente del colegio tinerfeño, Rodrigo Martín, asegura que el plan de atención farmacéutica que promueve el Gobierno central permitirá a estos profesionales sustituir los medicamentos recetados por los médicos.

EL DÍA, S/C de Tenerife
9/ene/03 21:42 PM
Edición impresa

El presidente del Colegio Oficial de Médicos de Santa Cruz de Tenerife (COMTF), Rodrigo Martín, denunció ayer en declaraciones a EL DÍA que el plan estratégico de atención farmacéutica, impulsado por el Ministerio de Sanidad y Consumo, supone una flagrante "intromisión de los farmacéuticos en competencias estrictamente médicas", al permitir que puedan "sustituir" medicamentos sin la correspondiente prescripción facultativa.

Según explicó Martín, el plan impulsado por el Gobierno Central permitirá a los titulares de las oficinas de farmacia "cambiar la indicación del médico", dijo, cuando consideren más conveniente para el paciente tomarse un medicamento distinto al prescrito.

"Esto representa una intromisión en las competencias de los médicos, que conocen perfectamente porqué a un paciente se le receta un determinado fármaco y no otro", señaló, y lamentó que los farmacéuticos apoyen medidas de este tipo con la finalidad "de acaparar nuevas funciones, después de quedarse como meros vendedores de medicamentos y de haber dejado la fabricación en manos de las grandes multinacionales".

Aseguró que el Consejo General de Colegios de Médicos ha dirigido su protesta a la ministra del Sanidad y Consumo, Ana Pastor, para que evite una práctica "de por si habitual entre los farmacéuticos", afirmó.

Confidencialidad

Rodrigo Martín rechazó, además, otros aspectos del plan, como el acceso desde las oficinas de farmacia a las historias clínicas de los pacientes, por considerar que representa un riesgo para la confidencialidad de su contenido. Asimismo, se quejó de la posibilidad de que tras la conexión informática de las oficinas de farmacias con los centros de salud se consiga, finalmente, que los pacientes "se fidelicen" con un determinado establecimiento.

Para Rodrigo Martín, la puesta en marcha de este plan requerirá una gran inversión económica y la formación del personal sin que sean viables todas sus acciones, al tiempo que criticó que el Ministerio de Sanidad no haya consultado la opinión de los médicos sobre cuestiones que les atañen o son de su competencia.