Cultura y Espectáculos

"El Estado de Israel corre peligro si la paz no llega a Oriente Medio"

El gran pianista y director de orquesta Daniel Barenboim manifestó ayer en Tenerife que el conflicto entre palestinos e israelíes "se habrá resuelto el día en que podamos tocar en todos los países que están representados en la orquesta" del West - Eastern Divan.

JOSÉ A. DULCE, S/C de Tenerife
11/ene/03 20:06 PM
Edición impresa
El mundo cree que la paz entre palestinos e israelíes es una utopía, pero el pianista y director de orquesta Daniel Barenboim sabe que ese entendimiento sería posible si las condiciones para llegar a él no estuvieran minadas por el odio. "Todo sería muy diferente si, como se barajó en su día, se formara una fundación entre Israel, Palestina y Jordania", defendió ayer en Tenerife el gran músico argentino - israelí, quien esta noche completará, al frente de la Staatskapelle de Dresde, su ciclo de sinfonías de Schumann en un concierto que comenzará a las 20:30 horas en el teatro Guimerá. Baremboim, que el pasado octubre compartió junto a Edward Said el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia, expuso sus opiniones sobre el conflicto de Oriente Medio y el papel de la música horas antes de su primera comparecencia en el XIX Festival de Canarias, muestra a la que regresa después de quince años.
Como era de esperar, la cuestión política dominó la conferencia de Prensa ofrecida en la Capital. Barenboim nunca ha rehuido su papel como embajador de la paz y, en este sentido, abogó por un "gesto" que haga posible vencer el "fuerte odio" que existe entre los dos bandos.
"Yo propuse que el Estado Palestino estableciese su independencia el mismo día que Israel celebrase la suya, el 15 de mayo, por que, sino, para una parte sería una conmemoración y para la otra, una catástrofe", explicó.
Barenboim no eludió hablar sobre la responsabilidad israelí en el conflicto. "Israel - afirmó - es un pueblo lleno de contradicciones. Por un lado, hay una ocupación que va a cumplir 36 años, algo intolerable para cualquier pueblo y que debería ser aún más inaceptable para el judío, por su larga experiencia de persecución y dolor. Por otro lado, Israel posee una democracia impresionante, como demuestra el hecho de que la Corte Suprema haya cambiado el sistema electoral para dar cabida a dos partidos árabes, uno de ellos contrario al Estado de Israel".
Barenboim incidió en este aspecto al recordar que "Ariel Sharon fue juzgado no por un tribunal palestino o internacional, sino por la Corte de Israel, como responsable directo de la ocupación de los campos de Sabra y Chatila (en 1982). Lo que me lleva a preguntarme cómo es posible que un señor que ha sido juzgado por un crimen horripilante sea elegido por el mismo pueblo que lo juzgó".
Uno de los medios que Barenboim ha propuesto para el entendimiento entre las dos culturas es la orquesta surgida del taller West - Eastern Divan, al que acuden como invitados jóvenes músicos palestinos e israelíes.
El músico se mostró partidario de que, mientras dure el problema de Oriente Medio, el taller se desarrolle en un lugar neutral, como lo fue Andalucía el pasado verano. "El conflicto se habrá resuelto el día en que podamos tocar en todos los países que están representados en la orquesta", ya que, recordó, "todavía hoy hay gobiernos árabes que impiden participar a sus jóvenes en el proyecto por considerar que cualquier contacto con israelíes es negativo".
Sin embargo, es vital que se alcance un acuerdo de paz. "Ya sabemos", dice Barenboim, "que el pasado nos carga de razones, pero es necesario mirar hacia el futuro y que cada uno acepte tanto su papel como el del otro. El estado no es un caramelito que debe darse a los palestinos, sino una necesidad para todo el mundo. El propio Estado de Israel corre peligro a largo plazo si la paz no llega a Oriente Medio; es más, sin el entendimiento entre palestinos e israelíes, la acción de las fuerzas fundamentalistas alcanzará a Europa y a otras partes del mundo".