Sucesos
LA PALMA

Seis meses de cárcel por haber hurtado de un taxi 600 euros


EL DÍA, S/C de Tenerife
12/ene/03 9:57 AM
Edición impresa

El Juzgado de lo Penal número Cinco ha condenado a seis meses de prisión a Aurelio F.H., al haber sido considerado autor de un delito de hurto por haberse apropiado de una carpeta con 600 euros del interior de un taxi, en Los Llanos de Aridane, en septiembre de 2000. Asimismo, deberá indemnizar al taxista en la misma cantidad que sustrajo.

Según consta en la sentencia "sobre las diez y cuarto de la mañana del día 11 de septiembre de 2000, el acusado aprovechó que un taxista dejó estacionado su vehículo en una avenida de Los Llanos de Aridane (La Palma) con las llaves puestas y el motor en marcha, al disponerse a recoger unas piezas de repuesto en el concesionario, para introducirse en el citado taxi y apoderarse de una pequeña carpeta que se encontraba en la guantera, la cual contenía 601 euros".

En cuestión de minutos

Los hechos son constitutivos de un delito de hurto quedando acreditada la existencia del dinero por la declaración del perjudicado, que relató que fue un momento al concesionario a recoger una piezas de recambio para el taxi, dándose cuenta al volver que ya no estaba la carpeta que guardaba en la guantera, la cual contenía una facturas y 600 euros en efectivo que llevaba para pagar a unos trabajadores.

La autoría del inculpado quedó probada por la declaración prestada en el juicio oral por un guardia civil que explicó cómo observó que el acusado (que era persona conocida para él de anteriores intervenciones) salía de un taxi de color blanco que estaba aparcado con el motor en marcha frente al concesionario y se metió en un callejón, lo que llamó su atención, por lo que salió a perseguirlo, sin llegar a darle alcance.

Posteriormente, el testigo vio confirmadas sus sospechas y se enteró de que había sido sustraída de la guantera del taxi una pequeña carpeta que contenía algunas facturas y dinero en metálico, siendo muy probable que el inculpado la llevara oculta entre sus ropas.

LA PALMA