Actualidad
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Venezuela lleva siete días sin carne de vacuno, que ya no se vende leer

Los emigrantes podrán recuperar la nacionalización española

El Gobierno español calcula que puede recibir alrededor de un millón de solicitudes de los diferentes países. Exteriores reformará varias sedes diplomáticas, entre ellas la de Caracas.

EFE, Colombres (Asturias)
12/ene/03 14:10 PM
Edición impresa

La embajada española en Ca racas comenzaba ayer a recibir las primeras oleadas de emigrantes que quieren acogerse a la nueva Ley de Nacionalidad, que entró en vigor el pasado jueves.

El Gobierno español calcula que puede recibir en su red consular alrededor de un millón de solicitudes de personas que desean acogerse a la nacionalidad española, según afirmó ayer en Colombres la ministra de Asuntos Exteriores, Ana Palacio.

Sobre la nueva Ley, Palacio afirmó que responde "a una vieja aspiración" de la emigración española y pretende que los españoles que quieren conservar la nacionalidad y no ha podido hacerlo por las leyes anteriores, puedan recuperarla, canalizando el proceso por medio de los consulados.

Señaló que el millón de solicitudes de nacionalidad que pueden presentarse requerirá un "esfuerzo importante" de la red consular, por lo que el Ministerio de Exteriores ha elaborado un plan de apoyo y reforzamiento de los funcionarios, ha adquirido un nuevo edificio en Buenos Aires y reformará varias sedes diplomáticas, como las de Caracas, Montevideo y México.

La ministra hizo hincapié en la importancia de la red consular en la regulación del flujo de inmigrantes hacia España e informó de que durante el pasado año se cursaron unos 750.000 visados en los consulados españoles.

Palacio insistió en "la nueva dimensión europea de la inmigración", por lo que la misión consular desde estar "cada vez más coordinada desde Europa", que debe contar con una política en esta materia "integrada e integral".

La ministra, que se refirió al Museo de la Emigración como "una memoria sin la cual no podemos entender lo que los españoles somos hoy", señaló que hasta los años ochenta España fue un país "de emigración", y que a partir de entonces se convirtió en una nación "de inmigración", por lo que la función consular se ha ido modificando progresivamente.