Santa Cruz de Tenerife
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Dolores Delgado cancela su agenda de esta tarde en Zaragoza leer

La suspensión de licencias paraliza la construcción de 277 viviendas

La mayor parte, 237, se encuentran en el polígono del Rosario, en la principal zona de expansión futura del municipio, y entre ellas están incluidas 63 de protección oficial . La decisión municipal afecta también a un grupo de 36 viviendas en María Jiménez.

IGNACIO MARTÍN, S/C de Tenerife
12/ene/03 21:50 PM
Edición impresa

La suspensión de licencias urbanísticas aprobada por el Ayuntamiento de Santa Cruz el pasado mes de diciembre deja en papel mojado, hasta que se apruebe a mediados de año el planeamiento de la capital, la construcción de un importante número de viviendas, 277, en todo el municipio, según los datos en poder de la Gerencia de Urbanismo, a los que ha tenido acceso EL DÍA.

Casi todas ellas, 237, están ubicadas en el polígono del Rosario, en el ámbito sur, el de mayor expansión de la capital, con la particularidad de que una parte importante de éstas, hasta 63, son de protección oficial.

La segunda zona más afectada por esta decisión municipal es el barrio de María Jiménez, donde queda paralizado el proyecto de construcción de un grupo de 36, mientras que en los asentamientos de Residencial Anaga, La Gallega, El Sobradillo y Llano del Moro hay una vivienda suspendida en cada uno.

El ayuntamiento aprobó el 13 de diciembre de 2002 suspender las licencias urbanísticas de todo tipo en aquellas zonas en las que tiene previsto realizar obras de interés público, como conexiones viales y grandes equipamientos comunitarios.

Hasta la aprobación del PGOU

De esta forma, casi el 99% del suelo urbanizable de Santa Cruz ha quedado sometido a la particular moratoria municipal hasta que se definan las actuaciones que la administración local llevará a término y a que éstas sean introducidas en el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), que se aprobará, previsiblemente, en mayo de este año.

Precisamente, con la suspensión se pretende que desde la iniciativa privada no se bloqueen estos proyectos de interés general antes de queden definidos.

Como ya adelantó este periódico, la iniciativa es válida para todas las áreas de estudio delimitadas en el avance del PGOU, las que puedan albergar dotaciones municipales relevantes, el suelo urbanizable sin plan parcial o con éste no iniciado, el que aún no esté programado (tres casos en los que se encuentran la gran mayoría de los terrenos urbanizables) y el suelo rústico en su totalidad.

Quedan excluidos varios supuestos, como las licencias ya otorgadas o en tramitación, las obras de reforma o los trabajos encaminados a la reposición de viviendas para los damnificados que se quedaron sin casa tras el temporal del pasado 31 de marzo.