Nacional

El Ejecutivo piensa en una reforma de la legislación sobre inmigrantes

El ministro de Interior, Ángel Acebes, y el vicepresidente, Mariano Rajoy, anunciaron que se endurecerán las medidas contra la inmigración ilegal y se equipararán los derechos de los residentes con los nacionales.

COLPISA, Madrid
13/ene/03 21:52 PM
Edición impresa

El Gobierno está dispuesto a acometer, por tercera vez desde que el PP llegó al poder, una completa remodelación de la legislación que afecta al fenómeno de la extranjería.

Sobre todo, para endurecer el tratamiento penal de la inmigración clandestina o de los inmigrantes que delincan en España; pero también para equiparar los derechos de los residentes con los nacionales: la ablación -mutilación genital- será considerada delito, y aquellos extranjeros que quieran divorciarse podrán hacerlo aunque las leyes de sus países de origen lo prohíban.

El vicepresidente primero del Gobierno, Mariano Rajoy, y el ministro del Interior, Angel Acebes, fueron los encargados de anunciar estas modificaciones durante la clausura de la convención sobre inmigración que el PP ha celebrado en Barcelona.

En atención a su cargo, fue Acebes quien adelantó los planes de Gobierno para endurecer el tratamiento penal de la inmigración ilegal.

Así, presentó el ministro una próxima reforma del Código Penal para ampliar de 3 a 8 años la pena máxima de prisión prevista para aquellos que sean declarados culpables de tráfico ilegal de personas, es decir, considerados cabecillas de las mafias que introducen inmigrantes ilegales en el país.

Estas penas serán de 4 a 10 años si el objetivo de esas redes es la explotación sexual de los o las inmigrantes que traen desde el extranjero.

Acebes insistió en que la voluntad del Gobierno es dar prioridad a la lucha contra las mafias que transportan de manera ilegal inmigrantes a España, pero sin olvidar que los ejes de la política sobre inmigración parten de la "acogida y la integración", aunque siempre desde la "legalidad".

"El Gobierno promoverá la implantación de centros de atención social para inmigrantes, creará servicios de apoyo a estos centros, potenciará o creará donde no los haya los servicios de mediación social intercultural", aseguró el ministro, que prometió también potenciar el Observatorio Permanente de la Inmgración.