Sucesos

Solicitan entre 21 y 55 años de prisión para el acusado de abusar de un menor

Los hechos comenzaron en 1992 y narran desde una penetración anal hasta 15 felaciones. La víctima tenía nueve años cuando conoció al procesado en recreativos de Puerto de la Cruz.

EL DÍA, S/C de Tenerife
15/ene/03 9:58 AM
Edición impresa

Ayer se celebró en la Audiencia tinerfeña el juicio contra Fernando P.M., al que el fiscal pide 21 años de prisión y la acusación particular 55, al considerarlo ambas partes autor de haber abusado sexualmente de un menor de nueve años en Puerto de la Cruz.

La víctima, que ya tiene 20 años, dijo en el juicio que "yo no puedo acercarme a una chica y decirle que me gusta".

Cuando la madre entró en la sala a prestar declaración miró fijamente al acusado y dijo que "esto es muy fuerte", mientras en el banquillo el procesado ni se movía. La madre dijo que se enteró años después de lo que pasaba porque su hijo es muy reservado. "Un mes antes de su intento de suicidio, cuando tenía 16 años, me lo contó y yo sabía que esa persona estaba haciendo lo mismo con otros chicos. Yo hubiera hecho lo mismo que él, me hubiera quitado la vida allí mismo".

El forense dijo en la Sala que "el intento de quitarse la vida es la consecuencia de los abusos sexuales. Es consciente de lo ocurrido cuando tiene 16 ó 17 años. El suicidio frustrado supuso un desahogo de la situación por la que estaba pasando. La ansiedad de esta persona se liberó, pero no remitió".

Los hechos

Según el escrito del fiscal, que solicitó un total de 21 años de prisión y 12.000 euros de indemnización por la penetración anal y por 15 abusos sexuales, "el procesado conoció a la víctima entre el verano de 1992 y mayo de 1993, cuando contaba nueve años". Al parecer, agresor y víctima frecuentaban los salones de máquinas de juego de Puerto de la Cruz, por lo que se granjeó la amistad del niño a cambio de darle dinero, unas veces en metálico y otras a cambio de pagarle las partidas en los recreativos. "Aprovechando estas circunstancias, consiguió que el menor de edad accediera a sus deseos sexuales, consistentes en felaciones en al menos 15 veces. En una ocasión, el procesado penetró analmente a la víctima en los lavabos de la sala recreativa. A consecuencia de estas relaciones sexuales, el menor intentó quitarse la vida el día 3 de octubre de 1999, arrojándose al vacío en la zona de la Punta del Viento de Puerto de la Cruz. El agredido presenta un cuadro de trastorno adaptativo, con ansiedad y estado de ánimo depresivo", según el escrito del fiscal.

Acusación particular

En el escrito de calificaciones de la acusación particular, que solicita 55 años de prisión y una indemnización de 48.080 euros por los perjuicios morales, se recoge que "el procesado, procediendo a satisfacer sus deseos sexuales, en el mes de septiembre u octubre de 1992, conoció al menor, que en esos momentos contaba con nueve años y valiéndose de la edad, se granjeó su amistad a fin de poder realizar abusos sexuales consistentes en tocamientos en sus partes y le besaba, llegando a realizar tales abusos en quince ocasiones".

En otro momento, "el inculpado llegó a penetrar analmente al menor en los lavabos de una sala recreativa. Además, en cierta ocasión llevó a la víctima al lugar denominado El Faro y le obligó a realizarle una felación. También se lo llevó a su casa".

El abogado de la víctima apuntó que "a consecuencia de estas acciones realizadas por el procesado contra el menor, éste intentó quitarse la vida arrojándose al vacío".