Dinero y Trabajo

Las provincias canarias cierran 2002 con un alza del IPC del 3,2%, el tercer mejor registro

Por comuninades, el Archipiélago fue la cuarta autonomía menos inflacionista en 2002, según los datos facilitados ayer por el Instituto Nacional de Estadística. No obstante, los precios subieron en diciembre un 0,3% respecto al mes anterior, idéntico porcentaje que la media nacional.

EL DÍA/EFE, S/C de Tenerife/Madrid
15/ene/03 15:48 PM
Edición impresa

Las dos provincias canarias experimentaron un incremento de los precios del 3,2% durante el pasado año, índice que tan sólo fue mejorado por Burgos, que llegó al 2,29%, y Palencia, con un 3%, según los datos del Índice de Precios de Consumo dados a conocer ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

La evolución de las dos provincias contrasta con la tasa de inflación acumulada del país, que se situó en el 4%.

En lo que al mes de diciembre se refiere, Santa Cruz de Tenerife se situó entre las que registraron mayores incrementos, con un 0,5%, al igual que Soria y Lérida. Gerona y Barcelona experimentaron los mayores alzas, del 0,7% y del 0,6%, respectivamente. En el último mes del año se produjo un alza en todas las provincias, salvo Burgos y Las Palmas, que se mantuvieron.

En lo que a las comunidades se refiere, el incremento del 3,2% anual hizo que Canaria fuese la cuarta autonomía con menor crecimiento.

Respecto al dato del diciembre, el alza fue del 0,3%, el mismo que la media nacional.

Las rúbricas que registraron una mayor alza de precios en Canarias en el último mes fueron la enseñanza, con una subida del 0,8%, y menaje, con un incremento del 0,5%.

El secretario de Estado de Economía, Luis de Guindos, manifestó ayer que la activación de las cláusulas de revisión salarial por la subida del 4% del Índice de Precios de Consumo (IPC) en 2002 provocará un incremento adicional de 0,8 puntos de los sueldos. Opinó que la evolución de los precios en 2002 no fue positiva "en absoluto", debido principalmente al encarecimiento de los productos energéticos, pero también de los alimentos.

Aludió también al denominado "efecto euro" y a la subida de los impuestos indirectos aplicada al principio del año que, según los cálculos de Economía, tuvo un impacto sobre la tasa general de entre cuatro y cinco décimas.

Mala racha

El secretario de Estado incidió en la desaceleración registrada en 2002 por la inflación subyacente - que excluye la variación de los alimentos frescos y de la energía - , desde el 3,8% al 3,5%, y lo consideró "un indicador claro" de que en los próximos meses se reducirán las tensiones de precios.

El secretario de Política Económica del PSOE, Jordi Sevilla, señaló que la subida del 4% del IPC "certifica que las previsiones del Gobierno son cuentos que nada tienen que ver con la realidad del país ni con la de los ciudadanos". Apuntó, en un comunicado, "la pasividad" del Gobierno para afrontar la inflación, puesto que, el Ejecutivo "no ha hecho ni hace nada, mientras los ciudadanos perdemos poder adquisitivo, las empresas pierden competitividad y España pierde peso y credibilidad entre los países de nuestro entorno".