Carnaval
HUMBERTO GONAR

Soberbia


17/ene/03 22:03 PM
Edición impresa
LAS RONDALLAS TUVIERON su ciclo, así como las comparsas y, ahora, las murgas. Sería interesante analizar, aunque para eso ahora hay poco tiempo, por qué se cambia la tendencia en los gustos del públicos que, de manera caprichosa, tan pronto encumbra a las rondallas como se olvida de ellas. Pero no creo que sea un criterio imputable al público, aunque sí fruto de la resonancia que encuentran en él. Quizás, el ejemplo más próximo lo tenemos en las murgas, colectivos que, poco a poco, parecen emborracharse del protagonismo que ganan el día que suben a cantar, cuando quedan tan deslumbrados por los focos que, dentro de poco, más de uno intentará pedir derechos de autor las fotografías que salen de él en la prensa.
HUMBERTO GONAR