Nacional

El Tribunal Constitucional declara nulos los presupuestos de 2002 del Gobierno vasco

Es la primera vez en la democracia que se anula una ley presupuestaria de una comunidad. Considera que las cuentas vulneran la Constitución, el Estatuto y la Lofca. La medida no tendrá efectos prácticos, pero Vitoria no podrá usar más la fórmula que adoptó en ese ejercicio.

COLPISA, Madrid
17/ene/03 22:05 PM
Edición impresa

El Tribunal Constitucional declaró nulos, por ser contrarios a la Constitución, el Estatuto de Gernika y la Ley de Financiación de las Comunidades Autónomas, los Presupuestos del Gobierno vasco del año pasado. Con esta decisión, el tribunal por primera vez en la historia de la democracia anula la ley presupuestaria de una autonomía y, además, lo ha hecho en un tiempo récord, ocho meses. La medida, sin embargo, no tendrá efectos prácticos, salvo que el Parlamento vasco no podrá usar más la fórmula que adoptó en los Presupuestos de 2002.

El texto del magistrado ponente, Eugenio Gay, considera que el sistema empleado para aprobar la ley, y que consistió en prorrogar una parte, el 30%, de las cuentas de 2001, y aprobar mediante una ley de la Cámara de Vitoria el resto, 70%, no se ajusta al artículo 134 de la Constitución, al 21 la Ley de Financiación de las Comunidades Autónomas (Lofca) y al 44 del Estatuto de Autonomía del País Vasco.

La Constitución establece el principio de universalidad por el que los Presupuestos incluirán "la totalidad de los gastos e ingresos del sector público". La Lofca también recoge que la ley presupuestaria de una comunidad debe incluir todas las partidas de gasto. El Estatuto de Gernika, asimismo, señala que los Presupuestos deben consignar todos los gastos e ingresos.

El método correcto, según fuentes del Constitucional, hubiera sido que el Parlamento vasco hubiera aprobado una prórroga de los Presupuestos de 2001 o bien hubiera dado luz verde a una ley con todas las cuentas de 2002, pero no "una mezcla".

Motivos legales

El Gobierno de Ibarretxe está en minoría en el Parlamento autónomo, cuenta con el apoyo de 36 de los 75 diputados, pero el 23 de enero del año pasado logró que los siete parlamentarios de Batasuna se abstuvieran en la votación de ciertas partidas, con lo que los votos de PNV, EA e IU superaron a los de PP y PSE. En los capítulos que la formación radical no se abstuvo y votó en contra no superaron el trámite. Ante esta situación, Vitoria optó por prorrogar las partidas de 2001 para los apartados rechazados.

El presidente del Gobierno presentó un recurso ante el Tribunal Constitucional el pasado 8 de mayo y el portavoz gubernamental, Mariano Rajoy, advirtió que la impugnación no escondía "una motivación política" y que la única razón que la motivaba era que "no se ajustan a la legalidad". Citó como prueba de que la razones eran sólo jurídicas, que Aznar, como firmante del recurso, no pidió la suspensión cautelar de los Presupuestos, que hubiera causado al Gobierno vasco un grave trastorno jurídico y de funcionamiento.

El Constitucional admitió a trámite el escrito el 3 de junio y comenzó el estudio en diciembre pasado. El recurso se estudió en dos sesiones plenarias del tribunal y la resolución que propuso el ponente apenas experimentó cambios tras los debates de los 12 magistrados.