Vivir

El HUC tendrá que reducir su actividad quirúrgica por la marcha de un anestesista

El jefe del Servicio de Anestesiología, Felipe González Miranda, asegura que la baja se debe a la sobrecarga de trabajo y que con la plantilla disponible, de 23 anestesistas, "no se puede llevar el mismo ritmo asistencial", lo que obligará a realizar menos intervenciones.

EL DÍA, S/C de Tenerife
17/ene/03 22:06 PM
Edición impresa

El Hospital Universitario de Canarias (HUC) perderá a principios de mes a uno de sus anestesistas en favor de una clínica privada de la Isla, a la que precisamente el Consorcio Sanitario de Tenerife envía pacientes incluidos en lista de espera para recibir tratamiento quirúrgico, por lo que tendrá que reducir la actividad quirúrgica y las prestaciones sanitarias de esta especialidad, como la administración de la epidural a las embarazadas.

Aunque el especialista no ha comunicado todavía de manera oficial su decisión de dejar de trabajar para el hospital, el jefe del Servicio de Anestesiología y Reanimación, Felipe González Miranda, confirmó ayer a EL DÍA la marcha del especialista, lo que a su juicio "tiene un 75 por ciento de probabilidades de producirse", hasta el punto que le descontó de la plantilla real cuando informó sobre el número de estos profesionales disponibles, del orden de 23, entre ocho y nueve menos de los necesarios.

Para González Miranda, la marcha del especialista se produce porque "está claro que la gente no se siente bien, pues cuando hay menos personas más trabajo toca, y lo extraordinario termina por convertirse en ordinario", a lo que añadió que una de las consecuencias inmediatas para el hospital será "la pérdida de atractivo" en las contrataciones.

Aseguró que la baja repercutirá, además, en la actividad quirúrgica y en la reducción de las listas de espera. "Con un anestesista menos está claro que no se puede pretender llevar el mismo nivel asistencial por lo que se tendrán que recortar las prestaciones". De ahí que "si ahora se hacen ocho sesiones diarias habrá que pasar a siete, aunque se quejen los cirujanos", señaló.

Demasiado trabajo

Según el especialista, los anestesistas del "Universitario" soportan un fuerte volumen de trabajo, multiplicado precisamente por la falta de personal y el aumento de las prestaciones en el área de la anestesiología, la reanimación y la terapia del dolor. "Tenemos sólo un anestesista en Reanimación cuanto La Candelaria tiene tres, al igual que en consulta preanestésica, donde se necesitan dos", a lo que añadió la imposibilidad de atender todas las pruebas diagnósticas en las que se aconseja la administración de sedantes a los pacientes, como las endoscopias digestivas o determinadas exploraciones radiológicas.

El programa de analgesia epidural en los partos también se resentirá, aseguró, puesto que tendrán prioridad los enfermos con patología quirúrgica grave o urgente frente a las embarazadas sin indicación médica de la epidural y, en un tercer lugar, se dedicarían al alivio del dolor en los pacientes que se someten a pruebas diagnósticas.

El jefe de Servicio de Anestesiología señaló que en hospitales del Servicio Canario de Salud como el Doctor Negrín, de Gran Canaria, se dispone de un número más elevado de anestesistas, por lo que unidades como la de Reanimación "funcionan bien", frente al HUC que necesitaría aumentar la plantilla hasta alcanzar los 30 ó 32.