Carnaval
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
CCOO echa por tierra el convenio de hostelería firmado para la provincia tinerfeña leer

D.E.P. las visitas oficiales

La Noria acogió anoche la jornada más triste de cuantas se recuerdan en el cierre del encuentro con los grupos, no por la calidad de los repertorios, sino porque no acudieron destacadas autoridades.

EL DÍA, S/C de Tenerife
18/ene/03 22:06 PM
Edición impresa
Cuatro de los siete grupos que ensayan en la calle de La Noria recibieron anoche la que hasta el año pasado era una de las visitas más glamurosas de cuantas realizaban las autoridades a colectivos del Carnaval y que ponían el broche de oro a los encuentros que en las semanas anteriores realizaba el concejal de turno. Anoche no asistió ni el director del organismo autónomo, Juan Viñas.

En la comitiva de ayer, el concejal de Fiestas, José Carlos Acha, y su antecesor en el cargo y actual responsable de Personal del ayuntamiento, Dámaso Arteaga, eran los únicos políticos que comenzaron la "turné" por el local de la rondalla El Cabo. Mientras, en la afilarmónica Ni Fú - Ni Fá los esperaba un incondicional de la murga decana del Carnaval, el diputado Luis Mardones, quien, casi como un componente más, departía con el presidente de la sociedad, Eliseo Carrillo, y otros miembros del grupo. También esperaba en la Fu - Fa a sus compañeros la concejala Ilda Romana.

El Cabo celebraba el primer ensayo conjunto de cuerdas y coro, bajo la dirección de Míriam Luz Fumero. En el local de la rondalla que fundara Faustino Torres hace ahora 60 años, estaban de pie Acha y Arteaga. Tras ajustar algunos compases de una obra, el grupo interpretó al concejal de Fiestas "La marcha de cosacos", con la que se deleitó al concejal de Fiestas, quien disfrutó con un género al que no es ajeno, quizás por su andadura anterior por Cultura.

Tras este número, Acha improvisa un discurso y, en su afán por llenar el silencio, casi se atreve a presentar a su compañero Dámaso Arteaga, un viejo conocido para los carnavaleros; un entuerto que resuelve luego recordando que "ustedes lo conocen perfectamente por el tiempo que estuvo en Fiestas".

Tras la foto de rigor, ponen rumbo a Ni Fú - Ni Fá. En aras, quizás, de llenar la ausencia de políticos de tanta relevancia como el vicepresidente del Gobierno de Canarias, el presidente del Cabildo de Tenerife, o el alcalde de Santa Cruz, habituales en las visitas de "fin de fiesta" de ediciones anteriores, a las que se sumaban entonces hasta algunas de las máximas autoridades militares que acudían con uniforme impecable, Acha integra al grupo responsable de la Unidad Administrativa del organismo autónomo, así como al secretario y hasta algún familiar de los allí presentes.

La Fu - Fa demostró sus tablas en estas visitas y aportó, al menos por su parte, el entusiasmo, pero, por primera vez en décadas, hasta algunas sillas se quedaron libres. Ya con Mardones en la comitiva, por lo menos había un diputado nacional en el grupo de políticos.

Caras nuevas

Al ver al grupo de frente, uno se da cuenta de que el tiempo pasa. Enrique González, el director, sentado junto a Mardones; buscas a Nicolás Mingorance y, en su lugar, José Alberto "el Canario", otro letrista de los que les gusta dedicar unas perlas al "canarión". Luego, cuando ves a Sergio Hernández de León, que pasó de la tercera fila a la primera, con gafas, te confirma lo que pensabas: el tiempo pasa. Pedro Mengíbar marca los acordes y arranca la murga. Poco a poco ganan fuerza hasta reventar: Despiertan con "La gran mentira", confirman que son el látigo de los políticos, especialmente si son de Gran Canaria y no nacionalistas, en "Vampiros al poder"; recuperan su célebre "La Corbata" con "Ellos la tienen muy gorda", para concluir con la que será la canción del Carnaval: "Mariquita a dónde vas", un tema superdivertido y pegadizo en el que lo único que echas de menos es no tener una trompeta y subirte a cantar con ellos.

Al término, foto de rigor y toman rumbo a Diablos, en donde Acha y sus compañeros bajan a la arena de la crítica de concurso. Los trónicos hacen un alto antes de ir a la presentación de Bohemios infantil para cantarle al concejal, quien experimentó el mismo sufrimiento que los Diablos: el suelo se mueve cada vez que salta la murga. Tras su presentación trónica, "Radio murga", un tema que, aunque se abanicaba la secretaria del concejal mientras no paraba de reír, está previsto que sea primero de fase... con lo que se supone lo que vendrá detrás.

Cierran la velada en Mamelucos, donde el gran ausente fue el director de la murga, Toño Ramírez - quien cuentan que estaba en Las Palmas - , aunque su vacío lo ocupó con creces la diplomacia y el trato afable del exquisito Manolo Peña. En la Casa del Miedo, bálsamo para los oídos.