Santa Cruz de Tenerife
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
El premio de lotería en EE.UU. alcanza el récord de 1.600 millones de dólares leer

Daltre retoma el proyecto de Siglo XXI y entregará las casas en el verano de 2004

Cafesa ha desbloqueado la paralización de las obras de las 302 viviendas y del centro comercial Tres de Mayo. La empresa sevillana EID, promotora delegada, había abandonado los trabajos, dejando sólo iniciada la estructura del edificio.

EL DÍA, S/C de Tenerife
19/ene/03 22:11 PM
Edición impresa

Cafesa ha desbloqueado la paralización del proyecto urbanístico de la promotora Siglo XXI para construir un gran centro comercial en Tres de Mayo, junto con las 302 viviendas, según ha podido saber EL DÍA de fuentes fidedignas cercanas a la propiedad.

Después de que la empresa sevillana EID abandonara la obra dejando sólo iniciada la estructura del edificio, enfrente de El Corte Inglés, Cafesa ha firmado un contrato con Daltre, para que sea esta constructora canaria la que culmine el proyecto urbanístico, sobre el que pesa un considerable retraso.

Daltre se ha comprometido a entregar las viviendas en quince meses, una vez que pueda comenzar los trabajos, que se iniciarán en breve.

De esta forma, está previsto que los clientes de Siglo XXI puedan disfrutar de sus casas en el verano de 2004.

Retraso

Si por fin esta fecha es la definitiva, los dueños de las casas habrán sufrido un retraso de casi dos años para recibir sus casas, pues la primera fecha de entrega estaba fijada para diciembre de 2002.

Cafesa ha acometido en solitario el desbloqueo del proyecto urbanístico del que será el tercer gran centro comercial de Cabo Llanos, con la entrada principal por la plaza de El Corte Inglés, que contará con 10 salas de cine y 70 tiendas, además de las 302 viviendas.

No obstante, hasta llegar a esta salida han transcurrido unos meses de negociaciones que han causado malestar entre los clientes, fundamentalmente por el retraso que ha ido acumulando la fecha de entrega. Entre las quejas de los afectados destaca la falta de información que proporcionaba EID mientras era la responsable de las obras.

En este sentido, algunos de ellos afirmaron a este periódico que no entendían el retraso y, posteriormente, la paralización de los trabajos, si ellos pagaban rigurosamente las mensualidades acordadas. Pese a todo, el problema no es de índole económica.