Santa Cruz de Tenerife
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
La UE acuerda prohibir los platos, cubiertos, bastoncillos y pajitas de plástico en 2021 leer

Arquitectura en horas bajas

La Gerencia de Urbanismo cuenta con 41 expedientes de ruina por el mal estado de otros tantos edificios de la ciudad, pese a que no todos deberán ser derribados.

EL DÍA, S/C de Tenerife
19/ene/03 22:11 PM
Edición impresa

La Gerencia de Urbanismo de Santa Cruz tiene en estudio un total de 41 expedientes de ruina, que afectan a edificios de la capital que están en mal estado, según los datos facilitados a EL DÍA por este departamento.

Estas cifras corresponden a documentos tramitados desde el año 1994 y no significan que todos los inmuebles con este tipo de expedientes tengan que ser derruidos.

Sólo en el año pasado se incoaron diez expedientes, dos de ellos en la calle Candelaria por encontrarse en malas condiciones.

La normativa actual define varios tipos de ruina, definidos como económica, inminente, unida a expedientes de expropiación o de derribo, además de otros conceptos.

El paso del tiempo y la mala conservación de los edificios son, fundamentalmente, las razones que ha llevado a la situación descrita.

ITV de edificios

Cuando se ponga en marcha en Santa Cruz la Ley para Inspección Técnica de las Viviendas, todavía en elaboración pese a que la normativa ya la exige a nivel estatal, se podrán evitar algunas de las desgracias que han ocurrido en la capital, como se ha podido comprobar recientemente en la rambla de Pulido con el edificio Alsaca, desalojado por el mal estado de su estructura, cuyo desenlace final sigue pendiente de la decisión de los vecinos.

Urbanismo también vela para que las obras que se ejecuten en el municipio cuenten con todas las licencias y permisos que recoge la legislación. Asimismo, las reformas interiores que se lleven a cabo en el interior de las viviendas también deben contar con el asesoramiento de personal especializado si se quieren evitar desgracias.

De los 41 expedientes de ruina, la Gerencia de Urbanismo ha ordenado la demolición de seis inmuebles desde el año 1994. Entre ellos, el edificio Imperial, en la calle La Marina, número 59 y otro en la calle Benavides.

El ayuntamiento sólo determina la orden de derribo cuando el estado del inmueble presenta riesgo para sus ocupantes o para los viandantes.

Algunos de los expedientes se inician a instancias de particulares, solicitando que se declare la ruina, que, tras informe técnico, se concluyen con una orden al propietario para que mantenga el inmueble en las debidas condiciones de seguridad, ornato y salubridad.

Catalogados

Uno de los expedientes tiene la peculiaridad de que se trata de un edificio catalogado, con nivel de protección 3. Se encuentra en la calle Castillo y está iniciado en 1999.

También destacan los diez inmuebles cuya resolución afirma que están en malas condiciones, pero que todavía están ocupados.

Debido a la importancia que supone para la ciudad mantener en buen estado todas sus edificaciones, Urbanismo no ha querido dejar en manos ajenas las tareas de inspección y controla todo este capítulo, cuyas normas quedarán plasmadas en la ITV que verá la luz en unos meses.