Tenerife
EDITORIAL

- Turbinas: agilizar los trámites - Asuntos para no olvidar


19/ene/03 12:11 PM
Edición impresa

EL PROBLEMA de la energía eléctrica en el Sur de Tenerife sigue latente. La multitudinaria manifestación contra el tendido de Vilaflor de hace unos meses obligó a reaccionar a nuestros gobernantes, quienes, inmediatamente, retiraron los decretos hasta idear el trazado idóneo para las líneas de alta tensión. Mientras, la compañía Endesa-Unelco se comprometió a instalar dos turbinas para evitar cortes en el suministro. ¿Qué ha ocurrido con ellas? Muy sencillo, que han chocado de frente con la burocracia de este país, de estas Islas, concretamente de esta Isla.

El pasado lunes, el Ayuntamiento de Arona finalizó el expediente sobre actividades clasificadas y lo remitió a la Comunidad Autónoma para su publicación en el Boletín Oficial de Canarias (BOC). Una vez vea la luz pública el documento, algo que ocurrirá en breve, se abrirá un plazo de veinte días para presentar alegaciones. A continuación, vuelta al Sur, donde los miembros de la Corporación aronera deberán estudiar uno por uno los reparos, si los hubiere, y aprobarlos o rechazarlos. El resultado se envía después al Cabildo de Tenerife, que cuenta con un plazo de dos meses para resolver, aunque la promesa es darle alta prioridad. Finalmente, si existe conformidad, el Ayuntamiento le dará el visto bueno y concederá la licencia para que Unelco instale las turbinas, lo cual es, por supuesto, muy costoso en tiempo y dinero. A buen ritmo, las obras pueden durar cuatro meses, por lo que nos situamos ya en mayo o junio. Por cierto, que la compañía ha abonado las tasas pertinentes para que todo salga bien.

¿Cuál es la cruda realidad? Que mientras los papeles, documentos, informes y expedientes van y vienen, el Sur de Tenerife se halla desprotegido y se puede quedar sin luz en cuanto se sobrepasen los límites de consumo. Las temperaturas ayudan, de momento, y los hoteleros y el aeropuerto utilizan grupos electrógenos propios para evitar la saturación, pero una ola de calor, no insólita en la Isla en pleno invierno, resultaría perniciosa.

Hemos estado con el pueblo, con su clamor unánime en defensa de los espacios naturales, y sólo confiamos en que las instituciones implicadas agilicen los trámites para que la solución de urgencia, que son las turbinas, se haga realidad de inmediato. Y después se abrirá el gran debate de por dónde debe circular el tendido eléctrico, asunto que también traerá cola. Vean, si no, al consejero Julio Bonis, que ya ha reconocido que la línea de alta tensión pasará por núcleos habitados. Volveremos sobre ello.

Asuntos para no olvidar

* Llueve sobre mojado, pero ahí están los datos. El Gobierno de Canarias ha adquirido, por 12 millones de euros, el Hospital Militar de Las Palmas. ¿No se estaba equilibrando la sanidad entre las dos provincias? Por cierto, como ya hemos dicho en un comentario de EL DÍA, se van a crear cinco centros de salud más en G. Canaria a pesar de que su población crece a un menor ritmo que la de Tenerife y olvidando que la situación de las infraestructuras es peor en esta Isla.

* También contará G. Canaria, antes de 2007, con un nuevo Palacio de Justicia, que costará más de 54 millones de euros. ¿No había uno ya? ¿Muy moderno? ¿No habría sido mejor para la hacienda canaria reacondicionarlo? ¡Vaya con este Gobierno, que todo lo manda "p allá"!

* Las Directrices Generales y de Ordenación del Turismo siguen dando mucho que hablar. Los socialistas han solicitado su paralización momentánea por la falta de consenso político sobre su contenido. Razones hay. ¿No dijeron los nacionalistas que se aprobarían si existía un acuerdo global? Pues...

* Santa Cruz, Tenerife, la provincia, van a seguir sin un consulado alemán y un consulado sueco. Si ya existían desde hace casi un siglo, ¿por qué se permitió que se los llevaran a Las Palmas? Las molestias a los residentes y turistas de estas nacionalidades son múltiples, insistentes, pero por lo visto aquí no se mueve nadie para solucionar este asunto. Hemos indicado hasta un camino para hallar una solución, que piden a gritos, repetimos, los alemanes y los suecos. ¿Tendrán que ser éstos los obligados a reclamar? En su día, incluso apuntamos que si dejamos que se los llevaran -como siempre, todo para Las Palmas, faltaría másque se inicie un trámite de petición como si nunca hubieran existido. Sería humillante, pero los dos consulados valen mucho para Tenerife. Todo es cuestión de voluntad, de patriotismo y de inteligencia... y de votos. ¿Comprenden?

*** *** ***

LA RELACIÓN entre el número de agentes policiales y población sitúa a las Islas Occidentales muy por debajo de la media nacional. Pero la desigualdad se hace patente con respecto a la provincia vecina. Ellos cuentan con un policía por cada 330 personas y nosotros tenemos a uno por cada 660. Justo la mitad. ¿Qué hacen mientras las autoridades insulares y regionales y nuestros representantes en las Cortes Generales? A la vista de los resultados, y a pesar de las continuas promesas, nada de nada.

EDITORIAL