Internacional
LO ÚLTIMO:
El TS fija que todo contacto corporal de tipo sexual es abuso y no coacciones leer

Irak se compromete a cooperar de forma más estrecha con los inspectores de la ONU

El documento suscrito obliga a Bagdad a permitir el acceso a los expertos a todos los lugares considerados sospechosos, incluidos domicilios particulares, a animar a los científicos a aceptar encuentros con los aquellos y a ser más locuaces, y a que Irak se dote de sus propios equipos.

COLPISA, Moscú
21/ene/03 22:15 PM
Edición impresa

El hostigamiento permanente de EE UU y el Reino Unido y la presión de los países árabes, que no desean en absoluto una guerra, parecen haber surtido efecto. Tras dos días de conversaciones, los principales responsables de los inspectores de Naciones Unidas, el sueco Hans Blix y el egipcio Mohamed Al Baradai, lograron ayer que el régimen de Sadam Husein aceptase cooperar de forma más estrecha con los expertos de la ONU a fin de que se pueda determinar con plenas garantías qué es lo que tiene Irak en sus arsenales y si es cierto que carece de armas de destrucción masiva.

El compromiso de Bagdad de aumentar su nivel de colaboración con Naciones Unidas se plasmó en un acuerdo de diez puntos, cuya firma dio por terminada la actual visita de Blix y Al Baradai a la capital iraquí.

El documento suscrito obliga al Gobierno iraquí a permitir el acceso a los especialistas de la ONU a todos los lugares considerados sospechosos, incluidos domicilios particulares, a animar a los científicos a aceptar encuentros con los inspectores y a ser más locuaces, a que Irak se dote de sus propios equipos para la búsqueda de armas prohibidas y a continuar las conversaciones a nivel técnico con la Organización Internacional de Energía Atómica (OIEA) a fin de esclarecer, entre otras cosas, si los tubos de aluminio encontrados en Al Tuwaitha fueron o no utilizados para el enriquecimiento de uranio.

El acuerdo zanja en cierta manera los dos incidentes que se produjeron el pasado jueves, cuando fueron hallados doce ojivas químicas en el arsenal de Ujaider y 3.000 páginas de documentos sobre la tecnología de enriquecimiento del uranio en la casa de un físico nuclear iraquí.