Venezuela

Suspendido el comercio de divisas durante cinco días para evitar su fuga

La medida, aprobada durante el Consejo de Ministros, fue calificada de "terrorismo de Estado" por Antonio Herrera, vicepresidente de la Cámara Venezolano-Americana de Comercio e Industria.

COLPISA, Caracas
23/ene/03 22:23 PM
Edición impresa

El Gobierno suspendió el comercio de divisas por cinco días hábiles en un intento por evitar la fuga de divisas. Desde que la oposición comenzó el paro político, el pasado 2 de diciembre, la cotización del bolívar pasó de los 1.300 a cerca de 2.000 bolívares por dólar.

Y mientras el transporte comenzó un paro de 24 horas, tanto el gabinete de Chávez como los negociadores opositores de la Mesa de Diálogo estudiaban las propuestas presentadas por el ex presidente estadounidense Jimmy Carter para poner fin a la larga crisis que ha afectado notablemente la vida normal del país.

El Ministerio de Finanzas y el Banco Central de Venezuela emitieron un comunicado conjunto para informar del cierre temporal del mercado cambiario. "Se suspende el comercio de divisas en el país durante cinco días hábiles bancarios", dice la nota.

La medida, aprobada por Chávez durante el Consejo de Ministros del martes, fue calificada de "terrorismo de Estado" por Antonio Herrera, vicepresidente de la Cámara Venezolano-Americana de Comercio e Industria (Venancham). A su juicio, al control de cambios se sumaría la falta de garantías jurídicas para que las empresas transnacionales continúen operando en el país y podría considerarse "un mecanismo de presión".

Medidas urgentes

Por su parte, Tobías Nóbrega, titular de Finanzas, indicó que en estos días de inactividad cambiaria el Ejecutivo de Chávez estudiará "medidas urgentes" para paliar el deterioro de las reservas internacionales, así como modalidades de restricción a la libre convertibilidad de la moneda más convenientes a los intereses de la nación.

El ministro de Finanzas reconoció que la situación económica era más grave "que en otras ocasiones", peor incluso que el viernes negro" de 1983 y el desenlace de la crisis del sector bancario de 1994.