Actualidad
LUISA FERNANDA RUDI ÚBEDA PRESIDENTA DEL CONGRESO DE LOS DIPUTADOS

"No hay razones objetivas para reformar la Constitución"

"Desde la cruz a la raya, el texto de la Carta Magna de 1978 nos ha dado un estupendo resultado y sigue plenamente vigente", apuntó ayer en una entrevista efectuada por EL DÍA la actual presidenta de la Cámara Baja.

EL DÍA, S/C de Tenerife
24/ene/03 14:10 PM
Edición impresa

Antes de iniciar la entrevista recuerda que su estancia en Tenerife no es como presidenta del Congreso de los Diputados, sino como miembro de la ejecutiva nacional del PP y que el motivo es presentar las propuestas que su formación ha elaborado de cara a las próximas elecciones.

No obstante, reconoce que siendo la tercera autoridad del Estado, después del Rey y el presidente del Gobierno, a veces es difícil separar ambos papeles. Luisa Fernanda Rudi es una persona campechana, pese a ese aire institucional que transmite a primera vista. A sus 52 años, esta sevillana afincada en Zaragoza, de donde fue alcaldesa cerca de cinco años, profesora mercantil y censor jurado de cuentas atesora una rica carrera política.

- ¿Qué opinión le merecen las declaraciones efectuadas esta semana por el presidente del Tribunal Constitucional, Manuel Jiménez de Parga, acerca de la necesidad de eliminar la distinción entre comunidades históricas y no históricas?

- La Constitución del 78, denominada de la concordia, fue el punto de encuentro de las visiones de las fuerzas políticas que estaban en aquellos momentos en el Parlamento nacional. Fue un buen resultado. El texto de la Carta Magna, desde la cruz a la raya, nos ha dado un estupendo resultado y sigue plenamente vigente. Hay que recordar que nos ha permitido vivir el periodo más largo de democracia y libertad en dos siglos y que toda ella es sagrada, no sólo algunos aspectos.

- ¿Es revisable?

- Como cualquier otra norma jurídica, pero siempre y cuando se entienda como necesario. A mi juicio, ahora no lo es.

- Y volviendo a las declaraciones de Jiménez de Parga...

- En aquellos momentos del pacto constitucional, la interpretación que se dio para las comunidades históricas es que eran aquellas que en el año 1931, con la Segunda República, habían aprobado sus estatutos de autonomía, es decir, Cataluña, País Vasco y Galicia. Para ellas, la Constitución marcó un camino diferente y más rápido para acceder a su autonomía. Lo que sí es cierto es que el techo competencial que marca la Constitución es para todas igual, aunque se marcó un ritmo diferente en su asunción. Tras 25 años de vigencia de la Carta Magna no se puede negar que España ha profundizado en su desarrollo autonómico y que en estos momentos, con sus especificidades - lengua, policía, cultura... - , el techo competencial es muy elevado.

- En un primer momento se trato de copiar el sistema de los landers alemanes.

- Hemos sobrepasado los niveles de Alemania. La Constitución tomó como utopía llegar a un sistema como el de los landers alemanes, pero en estos momentos tenemos un mayor nivel de descentralización, tanto en competencias como en capacidad legislativa. Ahora mismo, el Estado gestiona el 47 por ciento de los recursos y el resto está en manos de las comunidades autónomas y los ayuntamientos.

- Sin embargo, los canarios siguen acudiendo al Estado a pedir más policías.

- No es que los canarios tengan que ir a pedir al Estado, es que los canarios también son Estado. Existen distintos modelos de administración, pero hay que tener bien claro que el modelo autonómico no es un modelo de unos contra otros, o de haber quién se lleva un pedazo de tarta más grande. Las comunidades autónomas son parte del Estado y luego, efectivamente, hay una serie de competencias que ostentan unos y otras que llevan a cabo otros. Por lo que hay que velar es porque todos los ciudadanos españoles tengan el mismo nivel de calidad de servicios y eso hay que hacerlo con una visión global de Estado.

- ¿Entonces, de reformar la Constitución nada de nada?

- Cuando se quiere reformar algo hay que pensar primero para qué. Hasta ahora no he oído argumentos concretos sobre qué hay que reformar. Siempre se habla en abstracto. Algunos lo piden, pero no dicen para qué. Analicemos los pros y los contras y veamos si es una demanda urgente y mayoritaria de los españoles. Haciendo un análisis objetivo, no veo la necesidad de una reforma. Además, el avance tan importante de España se lo debemos a la estabilidad política que nos ha dado la Constitución.

LUISA FERNANDA RUDI ÚBEDA PRESIDENTA DEL CONGRESO DE LOS DIPUTADOS