Vivir

Agotados e indignados

Muy cansados, por el duro trabajo llevado a cabo durante la semana de limpieza del vertido del "Prestige", y "cabreados", tras conocer que CC rechazó crear una comisión de investigación sobre el vertido. Así aterrizaban ayer en el aeropuerto Reina Sofía los voluntarios tinerfeños.

EL DÍA, S/C de Tenerife
24/ene/03 22:26 PM
Edición impresa

Mucho cansancio, pero, sobre todo, mucha indignación es lo que traía ayer el grupo de voluntarios que, procedentes de A Coruña, aterrizaban a primeras horas de la tarde en el aeropuerto del Sur de la Isla después de una semana de trabajar en la limpieza del chapapote en el litoral gallego.

Con el buzo blanco de faena, coreando el ya famoso "Nunca Máis" y al frente de una pancarta con un "No a las plataformas", los voluntarios avanzaron desde la sala de equipajes hacia la salida, en donde, alcanzados los medios de comunicación, un portavoz, Antonio García, de La Palma, calificó de "experiencia traumática" haberse enterado, "de que los responsables de Coalición Canaria nos mandan a limpiar mierda, pero no quieren delimitar responsabilidades".

"Venimos cabreados en ese sentido, porque somos voluntarios, pero no gilipollas, porque si el piche está llegando, es por una razón y hay que atajarla en el origen", apostilló.

El improvisado portavoz describió el trabajo llevado a cabo de "lucha de David contra Goliat", de "hormiguitas en medio de una montaña de arena". Y lo ilustró: "El primer día que llegamos a Cuño la sensación fue de impotencia, porque las playas estaban asfaltadas de punta a punta".

Lo mejor - dijeron todos - fue la convivencia entre la delegación canaria. "Y nada de pleito insular", reseñaba Adrián Díaz.

Este joven estudiante se refirió a los trabajos de limpieza como de "bastante fastidiosos, encima granizando, con rachas de viento huracanado y un mar malísimo". Y así, "a medida que iban pasando los días se iban acumulando las bajas, con lo que quedamos en 120".

La organización, criticada por algunos, fue en su opinión "muy buena la de Canarias", y no tanto la de los ayuntamientos y Xunta de Galicia, "porque tratan de taparlo todo". Pocos familiares había a la llegada de los voluntarios al aeropuerto, aunque sí los padres de este joven, quienes no ocultaron haber vivido esta semana con "preocupación".