Tenerife Norte
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Renault nombra una dirección provisional y mantiene a Ghosn como presidente leer

Denuncian al Ayuntamiento de La Matanza por la muerte de cabras envenenadas

Un cabrero perdió una treintena de animales por la fumigación con un herbicida que, dos meses después de enterrados, sigue causando muertes. Hace una semana se registraron ocho casos más.

EL DÍA, S/C de Tenerife
26/ene/03 18:34 PM
Edición impresa

La Asociación Ciudadana en Defensa de los Derechos Matanceros presentó ayer en la Fiscalía del Palacio de Justicia y en la Consejería de Sanidad una denuncia contra el Ayuntamiento de La Matanza por un presunto delito contra la salud pública y otro contra el medio ambiente por la muerte por envenenamiento de parte de un ganado de cabras.

Según el colectivo que ha presentado la denuncia, "a finales de octubre de 2002, un cabrero de La Matanza llevó su rebaño a pastar por zonas públicas de los montes del municipio, detectando la presencia de un vehículo de la Corporación matancera y un grupo de tres personas fumigando con herbicidas".

Asimismo, se dice en el documento que al percatarse de la presencia del cabrero subieron apresuradamente al vehículo y dejaron el lugar sin olvidar ningún producto tóxico. En otro apartado dice "que a los pocos días de producirse la fumigación de herbicidas se murieron una treintena de animales, hecho que fue denunciado verbalmente en el Ayuntamiento de La Matanza".

Como respuesta a la denuncia, la corporación envió a la zona al concejal de Agricultura y tras la visita, mandaron una retroexcavadora que abrió una fosa a pocos metros del corral" y enterraron a las cabras muertas, sin que conste si previamente las taparon con cal. Seguidamente se da cuenta de que "desde el día en que se produce la fumigación de herbicidas se vienen muriendo los animales de forma paulatina y son enterrados por los alrededores".

La citada denuncia fue también presentada a la Consejería de Sanidad del Gobierno Canario.

El portavoz de prensa apuntó que "el ayuntamiento indemnizó al dueño, pero comentó que seguían muriéndose las cabras, lo cual extrañó a los veterinarios. Es un tema que se está llevando con mucho cuidado y se están haciendo consultas a peritos y veterinarios. Al parecer, el producto fumigado, a largo plazo, no tenía por qué causar más muertes y por ello se está estudiando el caso".

Lo cierto es que los denunciantes del hecho dicen que el cabrero recibió de la corporación, en concepto de indemnización, el mismo número de cabras vivas que las que mu-rieron. Pero la semana pasada habían muerto otras 8 y las que están preñadas abortan.