Tenerife
EDITORIAL

- Tenerife avanza - Asuntos para no olvidar


26/ene/03 12:12 PM
Edición impresa
* La Televisión Canaria ha situado a un tinerfeño al frente de los servicios informativos. Confiemos en que esta decisión redunde en un equilibrio hasta ahora inexistente. Esperemos también que los dos canales de Televisión Española en Canarias efectúen los retoques pertinentes para lograr esa ansiada armonía. Los canarios de seis Islas hemos soportado atónitos una situación inaguantable. Que impere la cordura y el reparto. Añadimos: las hegemonías son indignantes.

* ¿Qué ocurre con el Instituto Tecnológico de Canarias (ITC) y su domicilio social, que estando fijado en Santa Cruz de Tenerife, en la Plaza de Sixto Machado, número 3, para ser más exactos, sigue prácticamente, cómo no, en Las Palmas de G. Canaria y gobernado también desde allá? ¡Vaya con los "leoninos"! ¿Será verdad eso que se dice en la calle -¿en bromas, en serio?- que los de Tenerife somos "una raza a extinguir políticamente"?

* Las últimas noticias sobre la Ley de Grandes Ciudades son esperanzadoras, ya que el Estado va a incluir a Santa Cruz, por ser una de las dos capitales de Canarias, junto a Las Palmas, en el apartado que le corresponde. El ministro Javier Arenas lo ha garantizado. Ojalá se haga realidad y Santa Cruz de Tenerife figure como una ciudad de primera, que es lo que, sin duda, merece.

* Predicamos en el desierto, nos parece, pero seguiremos insistiendo para que los Consulados alemán y sueco sean reintegrados a Santa Cruz. Si no se logra antes de las votaciones, tendremos que pensar que nuestros políticos elegidos por Tenerife, especialmente los que nos representan en el Congreso y en el Senado y tienen acceso al Ministerio de Exteriores y embajadas, son ineficaces y deben dejar paso a otros más ágiles. Porque ellos están llamados a resolver este agravio mediante gestiones diplomáticas, alegando, entre otras razones a favor de la sede tinerfeña, la antigüedad y el número de residentes y turistas.

* El flujo migratorio no cesa y nuestros responsables públicos, lejos de solventar el doble problema, la arman entre ellos, se enzarzan en debates banales y se pierden en la espiral de la insolvencia. La única fórmula para evitar la llegada masiva de clandestinos es impermeabilizar la frontera, insistimos, y ayudar a los países de origen. El resto son pamplinas y demagogias baratas.

* El Ministerio de Interior, encargado, creemos, de velar por la seguridad de todos los ciudadanos españoles, sigue jugando al escondite con Canarias. Nuestros representantes políticos han expresado en reiteradas ocasiones que en las Islas, más concretamente, en Tenerife, faltan policías para garantizar el orden, pero Madrid hace oídos sordos y sigue dando largas a las peticiones. ¿Hasta cuándo habrá que aguantar esta desfachatez? ¿Habrá sido en vano la última visita de nuestras autoridades?

* ¿Qué ocurre con el tomate? ¿No da la sensación de que Canarias ha salido perdiendo también con la crisis del "Prestige"? Parece mucha causalidad que Marruecos haya permitido a los pescadores gallegos faenar en sus aguas y que, a continuación, sus frutas y hortalizas campen a sus anchas por media Europa en perjuicio de las producciones isleñas. Ha crecido el cupo, otra causalidad, se han liberado aranceles y se ha suprimido el sistema de autolimitación. El Gobierno del Estado tiene la pelota sobre su tejado. ¿Presionará para defendernos?

* Unas 3.000 personas se echaron a la calle en Mazo, en la Isla de La Palma, para protestar por la futura instalación de un complejo de tratamiento de basuras en la Villa. Vuelve a quedar claro que la población no va a permitir más atentados contra el medio ambiente, pero en algún sitio habrá que ubicarlo. ¿No?

*** *** ***

LA ISLA puede sufrir un colapso sanitario por la incomprensible gestión durante la última legislatura y por el agravio comparativo con Las Palmas. No se trata de pedir más que nadie, sino de exigir justicia. Se trata de dotar a la Isla mayor y más poblada del Archipiélago, que es Tenerife, de los centros y servicios que merece, y que éstos sean suficientes y eficaces. ¿Hacemos un repaso de la situación? Profundizaremos en ello muy pronto.

EDITORIAL