Santa Cruz de Tenerife

PATRIMONIO de todos

La Capital cuenta con 33 espacios a conservar bajo la categoría de monumentos, sitios y conjuntos históricos o zonas arqueológicas. Los ciudadanos deben concienciarse de la importancia de preservar de manera prioritaria estas "joyas" del pasado, pues pertenecen a todos los chicharreros.

EL DÍA, Santa Cruz de Tenerife
27/ene/03 22:35 PM
Edición impresa

Santa Cruz de Tenerife conserva dentro de sus límites geográficos 33 espacios a proteger que forman parte de su patrimonio histórico, y que han sido catalogados bajo los epígrafes de monumentos, sitios y conjuntos históricos o zonas arqueológicas.

Entre las últimas referidas se inscriben los barrancos del Muerto y del Pilar, que obtuvieron esta calificación por sendas resoluciones del 6 de julio de 1996.

Otro apartado importante, que mereció un tratamiento diferenciado, es el de los denominados conjuntos históricos. La Capital tiene tres en su inventario: El Toscal, Ciudad Jardín y la Plaza de Weyler.

El barrio de El Toscal es uno de los de más solera en la ciudad, de la que fue núcleo formador, y recibió esta catalogación en mayo de 1989, al igual que Ciudad Jardín, donde se ubicaban las mansiones de la burguesía chicharrera. Por último, el entorno de la plaza Weyler conserva la raigambre de los espacios verdes y la estructura de su configuración a finales del siglo XIX. Su característica de conjunto histórico la reúne desde febrero de 1985.

Los molinos de Barranco Grande y Cuevas Blancas, y el conjunto de muelle y almacenes ubicado al lado de la playa de Valleseco conforman el grupo de los denominados sitios históricos de la Capital. Además, el molino de Llano del Moro recibe desde abril de 2001 la catalogación de sitio etnográfico, dado su buen estado de conservación y que servirá para mostrar cómo se elaboraba tradicionalmente el gofio. Los de Barranco Grande y Cuevas Blancas son los que llevan más tiempo protegidos, nada menos que desde el acuerdo del 14 de enero de 1974. En cuanto a la playa de Valleseco, polémica en cuanto a su estado y rehabilitación, recibió la declaración de sitio histórico a través de una resolución de septiembre del 90.