Sucesos
LO ÚLTIMO:
Amenazó con quemar un centro de salud grancanario si no le prescribían ansiolíticos leer

El abogado del travesti de la silicona argumenta la inocencia de su cliente

El letrado basa la defensa de su cliente en el hecho de que las mujeres que le denunciaron acudieron a él por propia voluntad.

EFE, Lanzarote
28/ene/03 9:59 AM
Edición impresa
EFE, Lanzarote

El abogado Manuel Alcalde, defensor del principal acusado por inyectar silicona en peluquerías canarias, el travesti Pedro Alfonso Santana, conocido como Ruth, defendió ayer la inocencia de su cliente con el argumento de que las mujeres que le denunciaron acudieron a él voluntariamente.

El letrado hizo estas declaraciones a las puertas del Juzgado de Instrucción Número 1 de Arrecife de Lanzarote, donde ayer estaba previsto que prestara declaración el acusado, aunque finalmente su comparecencia no se produjo debido a que la jueza encargada del caso decidió aplazarlo a una fecha aún por determinar, según relató Alcalde. En consecuencia - añadió - Pedro Alfonso Santana permanecerá hasta nuevo aviso en el centro penitenciario de Tahíche de la isla de Lanzarote, donde ingresó a finales de la semana pasada por orden judicial ante la alarma social que han generado los hechos de los que se le acusa.

Unas prácticas consistentes en la aplicación de inyecciones de silicona, prohibidas desde hace años en España por sus consecuencias nocivas para la salud, que la llamada Ruth llevaba a cabo de forma clandestina en peluquerías y domicilios particulares de Gran Canaria y Lanzarote, según han denunciado hasta el momento entre ambas islas nueve mujeres en total.

Frente a las acusaciones de éstas, Manuel Alcalde insistió en alegar la inocencia de su defendido, desde la base de que, según dijo, "cada una de las afectadas por este caso acudió de forma voluntaria a inyectarse silicona".

El defensor cuestionó por otra parte la decisión de la jueza que instruye las diligencias sobre estos hechos de detener y ordenar el ingreso en prisión de su cliente, por considerar que la situación de alarma social a la que se aludió para justificar la medida no es argumento suficiente.

Pese a aplazar el testimonio de Pedro Alfonso Santana previsto para ayer, la jueza sí que escuchó las declaraciones de las otras dos personas que figuran como acusadas en esta causa, dos peluqueras titulares de otros tantos establecimientos en los que presuntamente se aplicaban las inyecciones de silicona ilegales.