Dinero y Trabajo
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Los alcaldes se adhieren a la petición de una terminal nueva para el Tenerife Sur leer

Binter garantiza las obligaciones de servicio, pero pide flexibilidad de tarifas

Su director general, Carlos Romero, aseguró ante la comisión del Parlamento de Canarias que estudia el cambio de titularidad de esta compañía aérea, que en estos momentos realiza una oferta superior en un 20% a las frecuencias fijadas por el Ejecutivo Central.

EL DÍA, S/C de Tenerife
28/ene/03 15:49 PM
Edición impresa

Binter Canarias incurre en un "exceso de cumplimiento" de las obligaciones de servicio público aprobadas, al contar con una oferta superior en un 20% a las frecuencias establecidas por acuerdo del Consejo de Ministros, porcentaje que prevé mantener en el futuro.

Estas declaraciones fueron realizadas ayer por el director general de la compañía, Carlos Romero, tras su comparecencia ante la comisión del Parlamento que estudia la venta de Binter, por parte de Iberia, a un grupo de empresarios de las Islas. Insistió en que la política de precios es un componente esencial del contenido de las obligaciones y mostró la disposición de la empresa a colaborar con el Gobierno para llegar a una "flexibilidad" que permita establecer a su vez tarifas promocionales.

Por otro lado, recordó que las tarifas ordinarias de Binter son la mitad de otras compañías aéreas regionales.

Carlos Romero puntualizó que Binter quiere "garantizar la movilidad aérea en Canarias sobre la base de un desarrollo sostenible". Ante esto, expuso a la comisión parlamentaria que para acometer una renovación de flota adecuada hay que procurar que los beneficios sean superiores a las amortizaciones, hecho que, explicó, en la actualidad no se produce. Insistió en que la clave está en fijar "un marco que permita que la sostenibilidad sea una realidad y se pueda renovar en condiciones de mercado, tomando en consideración lo que ese coste representa".

Ampliar servicio

El director general de Binter Canarias apuntó que la entidad está preparada y dispuesta para una ampliación de servicios, pero dependerá del marco definitivo que se dé a las obligaciones de servicio público. No obstante, admitió que la compañía está contratando pilotos para aumentar su actividad en 2003.

Asimismo, alertó que, en caso de una guerra con Irak, el precio del combustible podría subir un 50%.

En cuanto a la competencia de nuevas compañías en las Islas, insistió en que Binter seguirá centrando su objetivo en los pasajeros, dándoles facilidades de frecuencia, seguridad y comodidad.

Carlos Romero se pronunció también sobre el rechazo, en la Ley de Acompañamiento de los Presupuestos del Estado, de las enmiendas de CC en las que se pretendía establecer el mismo régimen fiscal para Binter que para las navieras que operan en el segundo registro de buques. Ante esto, indicó que para financiar adecuadamente las necesidades del servicio es preferible una reducción de costes, como la que representaba esta posibilidad, antes que un incremento de tarifas.