Vivir
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Bermúdez pide paralizar un desahucio y el lanzamiento judicial de hoy en Añaza leer

La cita previa en las ITV lleva a la ilegalidad a cientos de vehículos

La decisión del Gobierno de Canarias de modificar la fórmula de acceso a la inspección técnica, unida a la incapacidad de las estaciones para hacer frente a las solicitudes, ha provocado que buena parte de los conductores deban optar entre la inmovilización de su automóvil hasta la fecha de la revisión o la circulación bajo el riesgo de sanción.

S. DÍAZ BRAVO, S/C de Tenerife
28/ene/03 22:38 PM
Edición impresa

La cita previa, una medida adoptada en octubre por el Gobierno de Canarias para evitar las colas en las estaciones de la inspección técnica de vehículos (ITV), ha tenido como efecto que miles de conductores se vean en la tesitura de optar entre inmovilizar sus vehículos hasta el día fijado para la revisión - una semana después en el mejor de los casos; más de un mes en el peor - o circular durante un tiempo fuera de plazo y bajo el riesgo de sufrir una dura sanción por parte de la Dirección General de Tráfico, sin contar con la posibilidad de que exista alguna deficiencia mecánica grave .

Hasta octubre, la única forma de hacer frente a este trámite era presentarse con el vehículo en cualquiera de las siete naves de inspección existentes en la provincia, cuatro en Tenerife y una en La Palma, La Gomera y El Hierro. En algunos casos, la espera se alargaba durante horas, pero existía la garantía de que el vehículo iba a ser inspeccionado y, si superaba las prueba, a circular con la documentación en regla.

En la actualidad es necesario pedir cita, bien a través del teléfono, bien personalmente, aunque algunos conductores a los que se les acaba el plazo legal optan por esperar el tiempo que haga falta para, si hay suerte y aleatoriamente se les permite, pasar las pruebas ese mismo día.

La costumbre generalizada de preocuparse por la ITV cuando está a punto de expirar la vigencia de la anterior inspección, unida a la escasez de recursos humanos y materiales para asumir la elevada cifra de solicitudes, es la causa del desfase entre la fecha límite de inspección y la de revisión.

La labor de inspección la realizan en las Islas empresas privadas que disfrutan de una concesión administrativa del Gobierno de Canarias. Dicha concesión contempla la exclusividad del servicio por áreas territoriales, lo que impide la convocatoria de concursos que establezcan segundas empresa en un mismo área de influencia.

Las concesionarias expiden, a petición de los interesados, un certificado que confirma la petición de hora para inspeccionar el vehículo. Dicha certificación carece de valor legal alguno, por lo que no exime de la prohibición de circular sin el permiso técnico. Sin embargo, para algunos conductores se convierte en la única forma de demostrar ante la Guardia Civil o la policía local que al menos se ha intentado cumplir lo que marca la legislación.

Guardias civiles y agentes locales tienen la obligación de denunciar a los infractores, además de retenerles el permiso de circulación. Desde ese momento cuentan con un plazo de diez días para pasar la inspección, al tiempo que la Dirección General de Tráfico les aplicará una sanción económica de entre 90 y 450 euros. La única posibilidad de evitarlo es la buena disposición de los agentes para comprender cada caso de forma individualizada.

La situación difiere notablemente según la zona que se trate. Así, mientras que las ITV de La Gomera y El Hierro atienden a los usuarios sin necesidad de cita previa, las de San Miguel y El Rosario, en Tenerife, dan cita para una semana más tarde y la de Los Realejos, también en Tenerife, para dentro de unos treinta días.