Actualidad

La UE pone en marcha su estrategia contra la inmigración ilegal

El ministro del Interior, Ángel Acebes, asistió ayer a la puesta en servicio de la Operación Ulises, compartida por cinco países europeos y considerada por el Gobierno español como el "germen" de la futura policía de fronteras de la Unión.

EFE, Palma de Mallorca
29/ene/03 14:10 PM
Edición impresa

España, Reino Unido, Francia, Portugal e Italia iniciaron ayer la Operación Ulises para combatir la inmigración ilegal marítima con patrulleras y corbetas, y que, según el ministro español del Interior, Angel Acebes, puede ser el "germen y el pilar" de la policía europea de fronteras.

Este programa piloto tendrá dos fases - en aguas de Baleares y Canarias - , y al final del mismo se presentará un informe al Consejo de Ministros de Justicia e Interior de la Unión Europea (UE) para que se puedan adoptar futuras decisiones dirigidas a la protección de las fronteras comunes.

Esta iniciativa, dijo Acebes, "nos permitirá avanzar" en la creación de una policía de fronteras comunes y en el "espacio común de seguridad, justicia y de libertad en el que queremos vivir".

El titular español de Interior confió en que el proyecto Ulises funcione porque "nos jugamos muchísimo", e hizo hincapié en que es la primera vez en la historia de la UE que varios países trabajan de manera conjunta en la protección de las fronteras, en este caso de las marítimas.

El objetivo de la Operación Ulises, cuyo centro de operaciones será la localidad gaditana de Algeciras, es luchar contra la inmigración ilegal y combatir a la mafias que trafican con seres humanos, así como prestar auxilio en los casos de naufragios.

Generosidad y firmeza

Acebes defendió que la UE y España deben ser territorios de "acogida generosa" para los inmigrantes que quieran trabajar y deseen compartir los mismos derechos y obligaciones que el resto de ciudadanos.

"Tenemos que ser generosos con la inmigración legal, pero muy firmes con la ilegal e impedir que los traficantes de seres humanos(..) desde un altísimo desprecio a la dignidad y vida de los ciudadanos", introduzcan en la UE a personas cuyo destino final son situaciones laborales y sociales que les abocan a la marginalidad.

En este proyecto también participan como observadores representantes de Grecia, Noruega, Holanda, Alemania, Polonia y Austria y se desarrollará en esta primera fase -hasta el 8 de febrero- en la zona del Mediterráneo Occidental y en una segunda en el Atlántico Sahariano, tras el primer trimestre de 2003.

Acebes manifestó que esta iniciativa se gestó durante la presidencia española de la UE, cuando se propuso impulsar la cooperación de los Quince en las áreas de Justicia e Interior para crear un espacio de seguridad común.

Por parte de España participan las patrulleras del Servicio Marítimo de la Guardia Civil "Río Guadiaro" y "Río Pisuerga", con 10 y 11 tripulantes, respectivamente.

El Reino Unido aporta la patrullera "Seeke"; Italia, una corbeta de la Armada; Francia, la patrullera "Grébe"; y Portugal, la corbeta "Cotutinho", aunque también se desplegarán embarcaciones auxiliares.

Presupuesto

El coste del proyecto es de un millón de euros, ha sido ideado por la Guardia Civil española y, el total de profesionales que aportan los cinco países asciende a 161.

Las embarcaciones establecerán un "rectángulo filtro" de seis millas de anchura y de tanta longitud como permita la efectividad de sus radares. Todas las detectadas serán identificadas e inspeccionadas y, si es pertinente, escoltadas hasta el mar territorial más cercano de cualquiera de los países participantes.