Tenerife

Tenerife cuenta con la mayor superficie de espacios naturales del Archipiélago

En relación con el área total de la Isla, establecida en 203.465 hectáreas, el peso del porcentaje de ocupación se encuentra en un 48,5 respecto al global del territorio, un registro que tan sólo supera El Hierro, que presenta un valor del 58,1 por ciento.

EL DÍA, S/C de Tenerife
29/ene/03 12:12 PM
Edición impresa

Considerando el peso de los espacios naturales sobre la superficie total de cada una de las Islas, Tenerife presenta un alto porcentaje, del 48,5 por ciento, sólo superada por El Hierro con el 58,1 por ciento. A continuación se sitúa Gran Canaria, con un 42,8 por ciento; La Palma (35,3); La Gomera (33,3); Lanzarote (29,6) y Fuerteventura (28,8).

En cuanto al porcentaje de cada Isla sobre el total de la superficie que ocupan los espacios naturales de Canarias, la mayor proporción en el conjunto regional la representa Tenerife, con un valor del 33,9 por ciento.

A través del planeamiento de los espacios naturales protegidos, contemplado en el texto refundido de las Leyes de Ordenación del Territorio de Canarias y de Espacios Naturales, se instrumentan los objetivos de conservación y desarrollo sostenible.

Los instrumentos del planeamiento de estos espacios son las normas de conservación; los planes especiales; los planes directores y los planes rectores de uso y gestión.

Estos instrumentos de planeamiento incluyen los usos del territorio en cada uno de los espacios naturales, debiendo establecer las determinaciones necesarias para definir la ordenación pormenorizada y completa del espacio. Además de las determinaciones de carácter vinculante pueden establecerse criterios de tipo orientativo.

Por otra parte, en cada espacio natural el instrumento de ordenación establece zonas diferenciadas dentro de su ámbito territorial. La legislación vigente define seis categorías de zonificación que, además, concretan clases y categorías de suelo, así como la regulación detallada del régimen de usos.

Los planes y normas de espacios naturales protegidos contienen determinaciones de ordenación, ampliadas con determinaciones de gestión, desarrollo y actuación, que han de adecuarse a las directrices de ordenación y al respectivo Plan Insular.