Sucesos

Detenidos 5 rumanos por formar parte de una red que obligaba a prostituirse a compatriotas

Durante la operación policial se logró liberar a tres personas, entre las que había una menor de edad a la que supuestamente obligaban a cometer pequeños hurtos y a prostituirse.

EFE, Madrid
30/ene/03 9:59 AM
Edición impresa
EFE, Madrid

La Policía Nacional ha detenido en Madrid a cinco rumanos acusados de pertenecer a una red de inmigración ilegal, que traficaba con personas de Países del Este a quienes al parecer obligaban a prostituirse, en una operación iniciada el martes y en la que un agente y un supuesto delincuente resultaron heridos.

Según informó ayer la Dirección General de la Policía, en el dispositivo se logró también liberar a tres personas, una de ellas una joven menor de edad a la que supuestamente obligaban a ejercer la prostitución.

El operativo se inició después de que miembros de la Policía Judicial, especializados en la investigación de organizaciones criminales de antiguos países del Este, tuviesen conocimiento de la existencia de un grupo de delincuentes, integrado por ciudadanos rumanos, que captaban en su país de origen a jóvenes de ambos sexos con la promesa de un trabajo.

Tal promesa resultaba ser falsa, por lo que una vez en España, las víctimas se encontraban con que habían contraído una deuda con la organización y eran obligadas a prostituirse y a cometer pequeños hurtos en comercios, mientras eran recluidas en pisos francos.

Los agentes lograron identificar a los miembros de esta organización y conocer de la existencia de dos pisos de la banda en el número 4 de la calle Castillo de Manzanares (en el distrito de San Blas) y en el 22 de la calle Media (Usera).

La Policía estableció a primeras horas del martes un dispositivo para detener a los sospechosos, produciéndose el primer arresto en las cercanías del primero de los pisos.

Después, la Policía solicitó un mandamiento judicial para proceder al registro de este piso en el que fueron localizados un joven de 18 años y una menor, que estaban retenidos y eran obligados a ejercer la prostitución.

A continuación, el dispositivo policial se trasladó al domicilio de la calle Media, en cuyas cercanías se practicó un segundo arresto.

Agentes de paisano permanecían cerca de la vivienda, cuando se acercó al lugar Eugen Tepes G., considerado como uno de los integrantes de la banda.

Tras ser requerida su identificación, el sospechoso ofreció resistencia y trató de fugarse pero fue alcanzado por un agente, momento en que hizo ademán de extraer un objeto de entre sus ropas.

El policía que lo retenía sacó entonces su arma reglamentaria produciéndose un forcejeo que hizo que ésta se disparara impactando en la cabeza al presunto delincuente y produciendo una herida de bala en el brazo a otro de los agentes.

Ambos fueron atendidos en el lugar por una unidad del SAMUR - Protección Civil que los trasladó al Hospital Doce de Octubre, donde permanece ingresado el presunto delincuente en estado "muy crítico".

La Policía ha podido comprobar que entre sus efectos, el individuo portaba un arma blanca.