Tenerife Sur

Los pescadores creen que las jaulas frente a Adeje son un atentado ecológico

La Viceconsejería ya ha dado permiso para abrir cinco explotaciones; dos de ellas estarán en uno de los fondos más ricos de la Isla.

EL DÍA, Adeje
31/ene/03 19:28 PM
Edición impresa

Los pescadores de las cofradías de Los Cristianos y Alcalá denuncian el atentado ecológico que supondrá la instalación de explotaciones de cultivos marinos frente a las costas de Adeje, dentro de la reserva de interés comunitario comprendida entre Teno y Punta Rasca. A su juicio, la comida y los excrementos de las lubinas y doradas que serán criadas en las jaulas flotantes dañarán gravemente la flora submarina. Estas manifestaciones se producen después de que la Viceconsejería de Pesca publicara ayer en el Boletín Oficial de Canarias (BOC) la concesión de la quinto instalación de estas características junto al litoral del municipio sureño.

Uno de ellos estará frente a la playa del Duque, dos en las cercanías de la ensenada de las Cuevas y las restantes, en las proximidades del espacio natural protegido de los acantilados de la Isorana.

El patrón mayor de la Cofradía de Los Cristianos, Vicente Rivero, recuerda que el fondo de esta última zona es uno de los más ricos de la Isla en "musgo" y "es una pena que ahora sea arrasado".

Su homólogo de Alcalá, Ernesto Ferrer, afirma que dichos cultivos "destrozan los cebadales", que son los lugares en los que come y se cría el pescado. Y eso es lo peor que le puede pasar a los pescadores de la zona.

Rivero dice que, una vez más, "queda demostrado que a la Viceconsejería le importamos un pepino". Pero avisa que "no nos vamos a quedar con los brazos cruzados" y "emprenderemos las acciones que sean oportunas para impedirlo". En esa tarea espera tener el apoyo de todo el pueblo canario.

Lamenta que los anuncios del Gobierno autónomo tengan lugar después de diversas conversaciones entre ambas partes, donde las cofradías han pedido la búsqueda de un consenso sobre los lugares idóneos para implantar las jaulas.

Según Rivero, los efectos serían menos negativos si las explotaciones se establecieran juntas, en lugares donde no produzcan importantes daños al medio ambiente.

Aunque este periódico lo intentó, ayer no fue posible conocer la opinión del viceconsejero de Pesca, Manuel Fajardo Feo.