Venezuela

La "Ruta por la libertad de expresión" recorrió ayer las calles de Caracas

La oposición, que intenta también lograr una salida negociada con el Gobierno, con la mediación de la OEA, que reunía ayer en la capital venezolana al Grupo de Amigos, quiso mostrar su solidaridad con los trabajadores de los medios de comunicación privados del país.

COLPISA, Caracas
1/feb/03 22:53 PM
Edición impresa

La oposición venezolana atiende dos frentes complementarios para sacar al presidente Hugo Chávez del poder.

Por un lado, negocia una salida dialogada con el Gobierno, con la mediación de la OEA y el Grupo de Países Amigos, y por el otro, en medio del paro político que pierde fuerza en el sector comercial y económico, mantiene la presión en la calle al convocar nuevas marchas de protesta. La Coordinadora Democrática (CD) organizó la "Ruta por la libertad de expresión", una manifestación con seis cabeceras que recorrió Caracas la tarde de ayer, viernes, en solidaridad con los trabajadores de medios de comunicación privados.

Los miles de manifestantes recorrieron las calles donde se encuentran los principales medios de prensa escrita, radio y televisión del país antes de llegar al hotel donde se reúnen los "países amigos", a quienes entregaron un documento exigiendo elecciones ya y denunciando los ataques a medios de prensa locales.

Según Haydée Deustch, miembro de CD, la marcha de este viernes les permitió exigir al Gobierno, "a viva voz, que con los medios (de comunicación) no se metan". El Gobierno ha acusado a los dueños de varias empresas de comunicación de liderar el "golpismo". Globovision, RCTV y, ayer mismo, Televen, se enfrentan a procedimientos administrativos por presunta violación de la ley Orgánica de Telecomunicaciones. Estos canales, junto con Venevisión, fueron calificados por Chávez como "los cuatro jinetes del Apocalipsis". Por su parte, sus administradores denunciaron ser objeto de un "acto de intimidación".

El "firmazo"

Al mismo tiempo, los adversarios de Chávez esperaban con optimismo los resultados de la reunión que desde las once de la mañana mantuvieron altos representantes del Grupo de Países Amigos -Brasil, Chile, Estados Unidos, España, México y Portugalcon el jefe del Estado.

Juan Manuel Raffalli, asesor de la oposición en la Mesa de Dialogo, indicó que la reunión con el mandatario "es vital" para trabajar sobre la propuesta de enmienda constitucional planteada por el Centro Carter. Según el asesor, y en previsión de que el Gobierno opte por no asumir compromiso alguno, realizarán el próximo domingo la convocatoria del denominado "firmazo", para recoger rúbricas que permitan modificar la Constitución.

La oposición ha articulado medios para llegar a países de los cinco continentes y que los venezolanos residentes en el extranjero puedan manifestarse también contra Chávez. Pero, al menos en Venezuela, el oficialista Movimiento V República realizará asambleas de ciudadanos en las cercanías de los centros de recogida de firmas.

Por su parte, el ministro de Exteriores venezolano, Roy Chaderton, señaló que el Gobierno no tiene ningún interés en promover fórmulas para dejar el poder. Dijo que respetan "que dentro de la Constitución se adelanten todas las acciones para lograr el objetivo de un sector del país, (pero) no quiere decir que el Gobierno tenga que respaldar la iniciativa".

El canciller destacó que el Gobierno de Hugo Chávez no tiene interés en deshacerse de sí mismo, "ni procura elecciones anticipadas, ni ningún cambio de Gobierno ni siquiera dentro del marco constitucional.