Actualidad

DESINTEGRADOS

El transbordador "Columbia" estalló 16 minutos antes del aterrizaje, a 62.100 metros de altura y con una velocidad de 20.100 klm/h., por lo que fallecieron sus siete tripulantes.

EFE, Washington
2/feb/03 14:10 PM
Edición impresa

El transbordador espacial "Columbia" se desintegró 16 minutos antes del aterrizaje y murieron sus siete tripulantes en lo que, según la NASA, es una gran tragedia para la Agencia y para todo el país.

"Es un día trágico para la familia de la NASA, para las familias de los tripulantes y para todo el país", dijo el director de la agencia espacial, Sean O Keefe, en la primera comparecencia ante la prensa en el Centro Espacial Kennedy, en Cabo Cañaveral (Florida).

El presidente de EE UU, George W. Bush, confirmó poco después la muerte de los siete tripulantes en una alocución al país en la que afirmó que "el Columbia se ha desintegrado y no hay supervivientes".

Según los primeros comentarios de la NASA, no hay indicios de que la tragedia haya sido ocasionada por una acción externa, pero se anunció la apertura inmediata de sendas investigaciones, una interna y otra externa, para determinar las causas de la catástrofe.

La NASA hizo especial hincapié en que las personas que residen en las áreas donde cayeron los restos ardiendo del "Columbia", en el centro de Texas y algunos estados fronterizos, no toquen los fragmentos, sino que se retiren de ellos porque contienen materiales peligrosos.

Las primeras noticias de la tragedia se tuvieron en EE UU poco después de las 9 de la mañana en el este (8 de la mañana en Texas, 14.00 GMT), cuando la NASA declaró el estado de emergencia tras indicar que los controles de tierra habían perdido contacto con la nave sólo 16 minutos antes de que tomara tierra en Cabo Cañaveral.

"No se recibieron comunicaciones ni información sobre el recorrido en el control de la misión después de ese momento", señaló la NASA en un primer comunicado escrito referente a la tragedia.

En el "Columbia" se encontraban siete astronautas, cinco hombres y dos mujeres, que habían realizado una misión científica de 16 días en la que habían completado más de 80 experimentos.

Funcionarios del Gobierno de EE UU inicialmente han descartado la posibilidad de que la explosión del "Columbia" se haya debido a un acto terrorista.

El lanzamiento del transbordador en esta misión, en la que por primera vez viajó al espacio un astronauta israelí, Ilan Ramon, estuvo rodeado de impresionantes medidas de seguridad.

No obstante, el transbordador espacial "Columbia" sufrió un incidente en su lanzamiento, el pasado 16 de enero, al perder una pieza de aislante del motor principal externo.

Un fragmento de espuma aislante del cohete externo principal se desprendió durante el lanzamiento y se cree que golpeó el ala izquierda del transbordador.

Sin embargo, el director de vuelo en el control de la misión, Leroy Cain, en el centro espacial Johnson, de Houston (Texas), dijo este viernes, al explicar el proceso del aterrizaje, que los técnicos habían concluido que, si había daños, eran mínimos y no supondrían problemas para la nave.

Las familias de los astronautas del "Columbia" se encontraban en Cabo Cañaveral esperando su retorno a casa cuando la NASA informó de que había perdido el contacto con la nave.

La NASA dijo que el presidente estadounidense, George W. Bush, habló por teléfono con los familiares de los astronautas, que han sido trasladados al Centro Espacial Johnson, en Houston (Texas), donde está el control de vuelo de las misiones espaciales.

"Lo teníamos todo preparado para celebrar su retorno", señaló Bill Readdy, en un acto protagonizado por la triste emoción que domina las instalaciones de la NASA.

Readdy señaló que los familiares de los astronautas recibieron con "enorme dignidad" las noticias de la tragedia y la conversación con Bush, y que el personal de la NASA los acompañó en todo momento.

"Su sacrificio no será en vano", afirmó el astronauta, con la voz a punto de quebrarse por la emoción, al reconocer el alto riesgo que suponen las misiones espaciales.