Sucesos

Un FRÍO que PELA

El temporal, que tiene en alerta a cuatro comunidades autónomas, provocó ayer problemas de tráfico aéreo en el aeropuerto de Barcelona y mantiene aisladas a unas 200 poblaciones.

EFE, Madrid
2/feb/03 9:59 AM
Edición impresa

El temporal, que tiene en alerta cuatro comunidades autónomas, provocó ayer dificultades en la circulación por casi unos 200 tramos de carreteras, problemas en el aeropuerto de Barcelona y mantiene aisladas unas 200 poblaciones de Burgos, Palencia y León, con cerca de 9.000 habitantes.

La mejoría del tiempo permitió a la Dirección General de Protección Civil reducir a cuatro comunidades - Asturias, Cantabria, Castilla y León y Cataluña - sus avisos de emergencia por nevadas en cotas bajas, que hasta ahora estaban activados en 11 comunidades.

Sin embargo, ayer quedan 233 poblaciones con dificultades de acceso, que suman 8.814 habitantes, según datos de esa dirección general, mientras que la delegación del Gobierno en Castilla y León los cifra en 200.

El temporal afecta a 190 tramos de carreteras, de los que 22 se encuentran cortados al tráfico, impide circular por 45 puertos de montaña y hace preciso el uso de cadenas por otros 51.

Las carreteras más afectadas por la nieve, el hielo y los vientos corresponden a Alicante, Asturias, Barcelona, Burgos, Cuenca, Gerona, Huesca, La Rioja, Lérida, Soria y Teruel.

En total existen 168 tramos afectados por las adversas condiciones meteorológicas y otros 22 se encuentran cortados al tráfico.

Los puertos de Piqueras (en sus vertientes de Soria y La Rioja) y El Portillón (Lérida) son los únicos de la red nacional de carreteras que se encuentran esta mañana cerrados al tráfico debido a la nieve.

Respecto al tráfico aéreo, el aeropuerto de Barcelona reabrió ayer a mediodía la pista que continuaba cerrada por el fuerte viento, y el de Pamplona también ha recuperado la normalidad tras las complicaciones registradas esta mañana en sus instalaciones a causa del hielo.

Desde las 13:20 horas, el aeropuerto del Prat ya opera con las dos pistas después de que una de ellas permaneciera inoperativa por vientos del norte.

En Pamplona, donde el hielo que cubría la pista del aeropuerto ocasionó la anulación de un vuelo con destino a la ciudad condal, las operaciones se desarrollan con normalidad desde las 11.00 horas tras la mejoría del tiempo y las labores de limpieza de la nieve realizadas.

En el resto de la red aeroportuaria española no se registran incidencias y los aviones aterrizan y despegan sin complicaciones.

Respecto al transporte ferroviario, las fuertes heladas y la nieve acumulada mantiene cortado el tramo entre Palencia y Bárcena y debido al temporal de viento continúa suspendido el servicio entre Ripoll y Planoles (Gerona).

En Asturias, locomotoras dotadas con cuñas quitanieves exploran la vía en el puerto de Pajares, donde la nieve sobre carril alcanza los 30 centímetros.

En el trayecto del puerto, los trenes circularán acompañados o remolcados con locomotoras diesel y no circularán trenes regionales entre León y Gijón.

Remite en Baleares

El temporal de viento y nieve que azotó Baleares ha remitido notablemente, pero en Mallorca permanecen cortados tres tramos de carreteras y Menorca está incomunicada por vía marítima, mientras que la situación en Ibiza se ha normalizado y el transporte aéreo funciona regularmente en todo el archipiélago.

En la ciudad de Burgos la nieve caída se ha convertido en hielo por las bajas temperaturas de la madrugada, lo que en algunos puntos dificulta la circulación.

Según el parte de fenómenos meteorológicos adversos se esperaba para ayer precipitaciones de nieve sobre los 1.000 metros en Asturias y Cantabria, donde se pueden acumular espesores de diez centímetros.