Internacional
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
El Gobierno británico respalda el acuerdo del 'brexit' leer

Bagdad quiere garantizar el éxito de la nueva visita de Blix y El Baradei

Sadam Husein no tiene intención de reunirse con los jefes de los inspectores de la ONU, que está previsto que arriben otra vez a la capital de Irak el próximo día 8 de febrero, pero su administración "hará todo lo posible" para que este nuevo intento se salde con un éxito.

AGENCIAS, Bagdad
3/feb/03 22:58 PM
Edición impresa

El anuncio de la buena acogida a los jefes de la delegación de la ONU lo hizo el responsable del Organismo Iraquí encargado de la Coordinación con los Inspectores (NMD), Mohamed Amine.

"Hemos invitado a Blix y a El Baradei para demostrarles nuestra cooperación y buenas intenciones en la aplicación de nuestros compromisos recogidos en la declaración común", añadió Amine. En dicha declaración, Irak se comprometió a mejorar su cooperación en materia de desarme. Sin embargo, el presidente iraquí, Sadam Husein, no prevé reunirse con Blix y El Baradei.

Por otro lado, los planes de guerra contra Irak que maneja el Pentágono incluyen el lanzamiento de 3.000 bombas de precisión teledirigidas en las primeras 48 horas de campaña para aislar al Ejército iraquí y allanar el camino para un ataque terrestre, según publicó ayer "The New York Times". Los bombardeos tendrán como objetivo los palacios de Sadam Husein y otros símbolos de su régimen, indicó "The Observer" para convencer al pueblo iraquí de que la guerra no va en su contra, sino contra Sadam.

Ayer también habló la consejera estadounidense para la Seguridad Interior, Condoleeza Rice, quien afirmó que las fuerzas de EE UU controlarán Irak durante "un determinado tiempo" tras su "liberación" del régimen de Sadam.

El viceprimer ministro iraquí, Tarek Aziz, advirtió de que los aviones espía estadounidenses U2 no podrán sobrevolar Irak si no se abandonan las zonas de exclusión aérea en el norte y el sur del país.

Por último, el secretario general de la Liga Árabe, Amr Mussa, anunció ayer en Beirut que los ministros árabes de Asuntos Exteriores celebrarán una reunión urgente sobre la crisis iraquí a mediados de febrero en El Cairo.