Tenerife Sur

Como un 15 de agosto en pleno invierno

La Villa Mariana fue ayer punto de encuentro para los canarios que acudieron a la cita con su Patrona con motivo de su festividad litúrgica.

EL DÍA, Candelaria
3/feb/03 19:28 PM
Edición impresa

Miles de fieles llenaron ayer la Basílica de Candelaria y su exterior con motivo de la eucaristía celebrada a mediodía en el día de la fiesta litúrgica en honor de la Patrona General de Canarias, la Virgen de Candelaria, presidida por el obispo de la Diócesis Nivariense, Felipe Fernández.

Llegados de todos los puntos de la Isla por los más diversos lugares, la Villa Mariana volvió a vivir el ambiente propio de la fiesta que tiene lugar a mediados de agosto, lo que confirma la relevancia que va adquiriendo el 2 de febrero, fecha de la presentación de Jesús y el encuentro con la luz, como señalara monseñor Fernández durante la homilía, quien defendió la paz y aludió a las guerras que existen y que se preparan.

El protagonismo de la luz en estos días quedó evidente durante la noche del sábado, en el acto de mayor importancia y tradición en esta fiesta como es la bendición de Las Candelas, eucaristía y procesión con el rezo del rosario, momento que reunió a más de 8.000 personas. A los fieles que anualmente acuden, en esta ocasión se sumaron los participantes en la peregrinación diocesana por la paz.

Ayer, las autoridades asistentes fueron recibidas en la Casa Consistorial de Candelaria desde donde, a las once y media de la mañana, fue trasladado el Pendón de la Villa Mariana, que portaba el concejal de Cultura Alfredo Arencibia. En la comitiva, además del alcalde, José Gumersindo García, y otros miembros de la corporación municipal, se encontraban el presidente del Cabildo de Tenerife, Ricardo Melchior, acompañado de otros consejeros insulares; los diputados regionales Lorenzo Suárez y María Dolores Rodríguez, así como representantes de otras corporaciones, autoridades civiles y militares.

Una multitudinaria procesión de la imagen de la Virgen de Candelaria, vestida para la ocasión con un manto de color rosa, alrededor de la plaza de la Basílica, la quema de fuegos y el retorno del Pendón al ayuntamiento puso fin al momento central del día litúrgico de la Patrona General de Canarias.

Por la tarde, el convento de los padres dominicos acogió las XIV Jornadas de Exaltación Poética a la Virgen de Candelaria, en las que el alcalde dio la bienvenida y destacó el carácter literario de este encuentro durante el que Dimas Coello Morales, pintor, escritor e Hijo Predilecto de la Villa Mariana, pronunció el pregón.

Juana Teresa González y Javier Fernández recibieron los primeros premios en las modalidades de verso y prosa convocado con este motivo, mientras que Pedro Juan Moreno y Eva María Ferrer recogieron sus respectivos segundos premios en tales especialidades literarias. La actuación de la Coral Municipal Villa de Candelaria, dirigida por María Rosa Da Costa, puso punto y final al programa de actos, que tuvieron lugar en el día grande, de la fiesta litúrgica en honor de la Virgen de Candelaria, Patrona General de las Islas Canarias.