Venezuela

Venezuela volverá, poco a poco, a la normalidad tras el fin del paro cívico

Pese a que los comercios, empresas y colegios han reanudado sus actividades, los opositores al régimen de Hugo Chávez han anunciado que proseguirán con su campańa contra el presidente. El único sector que continúa adelante con la huelga es el del petróleo.

COLPISA, Caracas
4/feb/03 23:03 PM
Edición impresa

Los opositores se declararon satisfechos por la "impresionante" respuesta en el voto simbólico contra el Gobierno del presidente Hugo Chávez y los simpatizantes del mandatario por la "derrota" del paro político que durante dos meses, hasta ayer, lunes, cuando fue levantado oficialmente, siguieron comercios, empresas y colegios privados.

Mientras voluntarios de la Coordinadora Democrática contaban y verificaban la validez de las firmas emitidas, que estiman en 4 millones, durante la jornada del "Firmazo", el Gobierno se congratulaba por la reanudación paulatina de las actividades económicas y educativas del país. Con la recogida de firmas, los adversarios del mandatario apoyaron, entre otras medidas de protesta, una enmienda constitucional para recortar el mandato presidencial de seis a cuatro ańos lo que posibilitaría la celebración de elecciones anticipadas.

El único sector que sigue en paro es el petrolero, del que unos 5.000 trabajadores fueron despedidos. Pero el Gobierno, con el apoyo del ejército y trabajadores retirados, ha logrado recuperar la producción: llega a 1,5 millones de barriles de combustible, la mitad de lo extraído en noviembre pero muy por encima de los 150.000 a los que cayó en el pico de la huelga. "Hemos derrotado la barbarie una vez más y la seguiremos derrotando", dijo el mandatario al informar del incremento de las exportaciones. Este lunes, el precio del crudo, que subió casi 5 euros en los últimos 60 días, bajó ligeramente.

Según Chávez, la vuelta a la normalidad es "una gran victoria" de su Gobierno. "Me siento feliz por muchas razones, pero especialmente porque estamos celebrando el cuarto aniversario del gobierno revolucionario coronando una nueva victoria popular", dijo durante su larga alocución, casi 7 horas, en "ˇAló presidente!".

Los líderes opositores argumentaron ayer que la votación simbólica demostraba que ellos no son golpistas ni fascistas, como les acusa el gobierno.