Dinero y Trabajo

La CEOE-Tenerife reclama la puesta en marcha de la Agencia Tributaria Canaria

La patronal hizo público ayer un documento que incluye las principales demandas de las organizaciones empresariales al Gobierno autónomo y a los partidos con representación parlamentaria en las Islas, para mejorar las condiciones de desarrollo y competitividad.

EL DÍA, S/C de Tenerife
5/feb/03 15:49 PM
Edición impresa

La CEOE-Tenerife insiste en que el Gobierno Autónomo debe hacer un esfuerzo para poner en marcha la Agencia Tributaria Canaria, en colaboración con el Gobierno Central, con el fin de aunar criterios de gestión fiscal y mejorar aspectos formales fundamentales, como la eliminación de la doble declaración de importación y exportación en las Islas.

Ésta es una de las exigencia recogidas en un documento sobre demandas de los empresario tinerfeños, que persigue ser recogido en el marco de la IV Concertación Social Canaria, y que el comité ejecutivo de dicha organización dio a conocer ayer.

El documento fue presentado por el secretario general de la Confederación, Pedro Alfonso, que intervino en nombre del presidente de la CEOE-Tenerife, José Fernando Rodríguez de Azero, que no pudo asistir por motivos familiares. De Azero estuvo representado, en el almuerzo ofrecido a los medios, por Pedro Luis Cobiella, uno de los vicepresidentes de la Confederación. Para la CEOE-Tenerife es "fundamental" que las demandas se defiendan dentro del artículo 299.2 del Tratado de la Unión Europa como base jurídica de Derecho Primario.

Dentro del marco fiscal canario, los empresarios demandan a todas las instituciones fiscales una definición clara de la dotación y la materialización de la Reserva para Inversiones de Canarias (RIC), cuyos problemas interpretativos por parte de la Agencia Tributaria crean "un clima de desconfianza inversora contraproducente con el desarrollo de las Islas".

Reivindican la protección y dinamización de los distintos sectores empresariales, al amparo del Régimen Económico y Fiscal de Canarias (REF). Exigen que el Archipiélago mantenga su régimen fiscal diferenciado respecto al Estado y a la Unión Europea, que exige mantener estables los tipos del IGIC, sin más incrementos de fiscalidad. Defienden que se autorice la reexportación de las materias primas importadas con exención arancelaria y que hayan sido objeto de transformación por las industrias locales.

El mantenimiento del nivel actual de ayudas de Estado a la inversión y al funcionamiento, defendiendo la continuidad de la RIC, la ZEC y las zonas francas figura entre las demandas empresariales.

CEOE insta a que se notifique a la Comisión Europea para que no se aplique el descreste de los incentivos fiscales. Demanda que el AIEM se configure como un arbitrio de impacto cero, que no discrimine las importaciones y defienda a la industria canaria. También exige que las Administraciones Públicas se comprometan "firmemente al control del déficit público".