Santa Cruz de Tenerife

Presentadas quince alegaciones a la suspensión de licencias urbanísticas

El pasado 23 de enero finalizó el plazo para los recursos ante el Ayuntamiento capitalino y la mayor parte se refiere a la zona Suroeste, dos al centro de la capital y uno a Anaga.

EL DÍA, S/C de Tenerife
5/feb/03 23:06 PM
Edición impresa

La suspensión de licencias urbanísticas decretada por el Ayuntamiento de Santa Cruz ha recibido 15 alegaciones por parte de los particulares y las empresas constructoras que se han visto afectados, según explicó ayer el coordinador general de la corporación, Manuel Parejo.

La mayor parte de los recursos presentados se refiere a paralizaciones urbanísticas en la zona del Suroeste, en la que más ha incidido la medida, "dos o tres al centro y sólo uno a Anaga", informó el concejal.

Una vez que ha finalizado el plazo para la presentación de las alegaciones, el pasado 23 de enero, la administración local ha iniciado un proceso de estudio de las pegas puestas a esta suspensión, para comprobar hasta qué punto es posible desbloquear algunas de las licencias, tal y como habían solicitado los constructores. Parejo aseguró que este proceso se llevará a cabo de forma individualizada, caso por caso.

Aprobación del PGOU

El resto no serán resueltos hasta que la corporación apruebe el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) del municipio, un hecho que, según está previsto, ocurrirá el próximo mes de mayo.

El bloqueo urbanístico impuesto en el municipio por el ayuntamiento afecta a la edificación de unas 277 viviendas, según la corporación, y a la práctica totalidad del escaso suelo urbanizable de Santa Cruz.

La administración local considera que esta medida es fundamental para el adecuado desarrollo del PGOU, evitando que desde la iniciativa privada puedan bloquearse proyectos de importancia para el municipio, tales como conexiones viarias y grandes equipamientos.

Hasta que todos ellos no queden perfectamente definidos y su construcción asegurada, no se levantará, por tanto, la suspensión, lo que no ocurrirá antes del pleno que apruebe el planeamiento.