Vivir

CC OO asegura que las consultas sobre acoso moral son diarias

Acompañado de varios cargos de CC OO, Arturo Matheu - funcionario y afiliado - denunció ayer públicamente su caso personal de "mobbing", por el que ha presentado un recurso contencioso - administrativo y que le ha supuesto su cese como jefe de servicio del Icfem.

EL DÍA, S/C de Tenerife
6/feb/03 23:11 PM
Edición impresa

José Arturo Matheu Delgado, funcionario, adscrito al sindicato CC OO, accedió al cargo de jefe del Servicio de Administración General del Icfem en noviembre de 1996, por el sistema de libre designación.

Su situación laboral comienza a cambiar en 2001, cuando accede a secretario general del Icfem, José Luis Nieto Palomo, quien desde su llegada al puesto ejerce una actitud de "aislamiento personal y profesional" hacia Matheu, quien, según ha denunciado ante los tribunales, desemboca en una clara situación de acoso moral en el trabajo, o lo que se conoce también como "mobbing".

Arturo Matheu fue presentado ayer por el sindicato CC OO, no sólo como un claro ejemplo de acoso moral en el trabajo, en este caso en el ámbito del funcionariado, uno de los más afectados por este fenómeno, sino además como un "valiente" que se ha atrevido a denunciar públicamente el haber sido víctima del "mobbing", lo que implica dos bajas laborales, derivadas del "aislamiento y la humillación" sufridas tras los sucesivos vaciamientos de contenido del cargo que desempeñaba, tanto de funciones como de personal bajo su responsabilidad.

Arturo Matheu, que durante año y medio intentó resolver su caso apelando a las distintas autoridades administrativas, procedió en diciembre pasado a presentar un recurso ante el Juzgado Contencioso Administrativo de Santa Cruz de Tenerife que se debe tramitar por el procedimiento especial de protección a los derechos fundamentales de la persona.

En este recurso exige "el cese de la situación de acoso moral en el trabajo ejercida por el secretario general del Icfem por ser contraria a derecho, así como la indemnización de daños y perjuicios que sea procedente por los daños morales producidos".

En la rueda de prensa ofrecida ayer por el sindicato CC OO, acompañaban a Arturo Matheu el secretario de Salud Laboral y Medio Ambiente del sindicato, José Manuel Corrales, y el secretario general de la Federación de Servicios Públicos, Inocencio González Tosco.

Este último aseguró que el "mobbing" es creciente y constató que "son diarias las consultas que recibe el sindicato sobre esta cuestión".

González Tosco hizo hincapié en que se suele denunciar el proceder habitual, "que son instrucciones verbales, siempre difícilmente probables, que dejan al afectado en absoluta indefensión y sin saber qué hacer, sin cometido concreto y con un sentimiento de ser inútil, con su autoestima bastante lesionada y con la idea de fracaso profesional".

Añadió que el perfil del "candidato" a padecer "mobbing" coincide con el de un trabajador "con personalidad propia, con criterio sobre las cuestiones y que discrepa con sus jefes".

En el caso de Matheu, subrayó su trayectoria "intachable", ya que suele ser precisamente la brillantez del trabajador, que es percibida como una amenaza, lo que provoca la envidia del acosador.

Y si bien el representante de CC OO se refirió a que el ejemplo era el de "un afiliado que no se ha callado y ha iniciado el procedimiento judicial al alcance de cualquier otro empleado", admitió que esta última acción es más difícil de llevar a cabo en la empresa privada.